El líder de UGT-A, a los críticos: "¿Qué queréis, que nos hagamos el harakiri?"

Los delegados críticos afearon la actitud de Fernández Sevilla, quien insistió en que todo se hizo de forma correcta, salvo "dos errores puntuales".

LIBERTAD DIGITAL

Una grabación de la asamblea que UGT celebró el pasado 30 de octubre en Sevilla desvela hubo bronca interna en el evento. Los críticos reprocharon al ex secretario general de UGT-A, Francisco Fernández Sevilla, que tratara de tapar los escándalos que gravitan en torno al sindicato. La ex secretaria de Acción Sindical, Carmen García Jurado, afirmó: "En la calle queda que somos unos sinvergüenzas chupópteros".

El Mundo ha tenido acceso a este documento de audio, en el que se escucha a Fernández Seilla decir: "Tened cuidado con el de al lado por si acaso no es de la UGT. Algunos han salido porque no lo eran". En su intervención, el ex líder sindical se enroca, como él mismo afirma, y en vez de explicar las múltiples irregularidades de la organización, insiste en que todo se ha hecho de forma correcta, salvo "dos errores puntuales".

El ex secretario general del sindicato dice en que si estas facturas, incluso la de la Feria de Abril, se hubieran cargado a otros programas subvencionados por la Junta como el de "actividad sindical", en vez de la "negociación colectiva", no habría problema alguno. "En una gestión tan amplia, errores 'haylos'", añade.

Varios delegados estallan y le afean su actitud. "No podemos justificar lo que no lo es ni desde la ética ni desde la estética", dice un delegado de UGT que es profesor de la Universidad Pablo de Olavide, quien pide "autocrítica" por el fraude de las facturas falsas, un episodio que es "impresentable, inaceptable e indecente", dice. Los 200 delegados allí reunidos le aplaudieron.

Por su parte, la ex secretaria de Acción Sindical de UGT-A, Carmen García Jurado, critica que "hay cosas que no son errores y que nos sonrojan a todos. Lo de las facturas de la Feria, ni en negociación colectiva ni en actividad sindical. Hay gastos del sindicato que debe proveer con sus medios. Todo no es justificable" ante la Administración. "Lo que queda en la calle es que somos una organización de sinvergüenzas, corruptos y chupópteros", agrega.

Fernández Sevilla responde así al aluvión de críticas: "¿Qué queréis: nos hacemos el 'harakiri' por dos facturas que hicimos mal? (…) Si yo pudiera, le daba dos guantazos" -al responsable de esas facturas-.

A continuación