Tres dirigentes de UGT gastaron anualmente 100.000 euros en restaurantes de lujo

Los movimientos de tres visas de UGT demuestran como miembros del sindicato comían regularmente en los mejores restaurantes.

Pedro de Tena (Sevilla)

Y cargaban sus pantagruélicas hazañas a la VISA del sindicato. Desde mariscadas de centenares de euros y comilonas varias en Mallorca y la costa mediterránea, como L’Arrosseria Xátiva, de Barcelona, donde comieron por 522 euros. Pero UGT despide a empleados en los últimos meses por que su economía está en crisis. Los tres afortunados constituyen la cúpula de la Federación de Servicios Públicos de la UGT de Madrid: Santiago Tamame, secretario general; su predecesor Manuel Sánchez Cifuentes; y Macario Esteban, secretario de Finanzas. El importe de muchas de sus comidas superaba el salario mínimo interprofesional.

Según ABC, que dispone de los movimientos de tres Visas de la UGT que tenían a su disposición los citados dirigentes, hay apuntes contables como una comida de 911 euros el 21 de agosto de 2003 en el restaurante Es Pes de sa Palla, en Palma de Mallorca (el local lo gestiona una fundación). Al día siguiente se cargaron dos cuentas de 220 y 191 euros en otro restaurante especializado en pescados y mariscos, La Balear.

Entre las comidas costeadas por el sindicato hay varias en fines de semana. El 18 y el 19 de mayo de 2002 sábado y domingo, los dirigentes sindicales cargaron 1.500 euros en restaurantes de Valencia –como L’Anfora y La Mar de Bo– y Barcelona. Sólo en la L’Arrosseria Xàtiva de la Ciudad Condal el cargo fue de 522 euros.

Aficionados especialmente a los mariscos, los dirigentes sindicales almorzaban casi a diario en la Marisquería Océano, en Madrid, en la que gastaron miles de euros entre 2002 y 2004. Sólo en febrero de 2002 figuran cargos en la Visa en el citado restaurante de 378,08 euros (12 de febrero); 663,72 (20 de febrero), 149,05 euros (26 de febrero), 316,93 euros (27 de febrero) y 101,54 euros (28 de febrero). El día 25 del mismo mes decidieron cambiar de local y se fueron al gallego Ría de Medas. La minuta fue de 714,42 euros.

El mismo restaurante Océano facturó cuatro comidas en abril de 2002 de 650,88 euros, 802,71 euros, 123,88 euros y 179,44 (hay infinidad de almuerzos más en el mismo local que se mueven entre 100 y 200 euros). Cada pocas semanas aparece una gran celebración, como los 650,88 euros que se gastaron los el 9 de abril de ese año.

También frecuentaron Casa Jorge, cercano a la sede la UGT en Madrid, donde el cubierto no baja de los 50 euros, la sidrería vasca Zerain, en Antón Martín y cómo no, el famoso Casa Lucio, en la Cava Baja, donde se degustan los famosos y carísimos huevos estrellados. Sumen las marisquerías José Luis y Sarian, los gallegos Rías Bajas y Pereira o el Mesón El Marinero.

Las Visas también revelan su inclinación por el sector de los asadores como el Mesón J-5, en el que sólo el 17 de mayo de 2002 cargaron 734,83 euros, un importe superior al salario mínimo interprofesional. Su especialidad es el jamón pata negra. En La Vaca Argentina, en el restaurante Casa Encantada (comida de 470,17 euros) o en los asadores Txalaparta y Los Porches –en la calle Pintor Rosales, muy cerca de la sede del PSOE, en el que militan y han tenido cargos–, también fueron.

Los fines de semana, y teóricamente se está de descanso, aparecen cuentas en restaurantes de la sierra de Madrid como el Asador los Caños, en Guadarrama. Por ejemplo, el sábado 24 de agosto de 2002, dejaron en él una cuenta de 114,19 euros. El mismo día hay otro cargo de 120 euros en El Picachuelo, junto al embalse del Atazar. Otro domingo fueron a Las Cuevas de Luis Candelas (78,50 euros).

No satisfechos con todo ello, cargaban, además, comidas en restaurantes familiares como las cadenas Hollywood o VIPS.

En cuanto a bares de copas aparecen Marius Rosales, una coctelería del Paseo de Pintor Rosales, una de las mejores zonas de la capital, en la que gastaron 52 euros, o la cuenta de más de 400 euros que cargaron el 3 de mayo de 2003 en el Pub Albahaca.

Dice ABC que todas las comidas están imputadas a la subcuenta "gastos de representación-comidas", lo que significa que se refiere a "comidas propias de los ejecutivos", según fuentes de la propia UGT. Las comidas y otros gastos de las reuniones de las Comisiones Ejecutivas o los Comités Regionales, se cargan a otra cuenta.


Quién es quien

  • Manuel Sánchez Cifuentes, Exdiputado del PSOE en Madrid

Fue secretario general de FSP-UGT Madrid entre 1994 y 2004 y, por lo tanto, máximo responsable del uso que se dio a las tarjetas del sindicato. En 2002 cargaron 104.000 euros en "gastos de representación" y otros 109.000 en el año 2003. Militante socialista, Manuel Sánchez Cifuentes ha sido diputado en la Asamblea de Madrid por el PSOE en la legislatura 2003–2007. Ese año regresó a su plaza en el Ayuntamiento de Madrid, donde había comenzado su carrera sindical.

  • Santiago Tamame, Secretario General de FSP-UGT Madrid

Actualmente es el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de la UGT en Madrid. En los años a los que corresponden los movimientos de las tres tarjetas Visa (2002– 2004) –entre ellas la suya–, Santiago Tamame era secretario de Organización de la misma federación sindical.

  • Macario Esteban, Secretario de Administración y Finanzas de la FSP-UGT

Es el dirigente encargado de manejar las cuentas de la Federación de Servicios Públicos de la UGT en Madrid. Macario Esteban también es consejero de Artensa, la central de compras de la FSP.

Se publicó que el sindicato había utilizado facturas infladas de Artensa para cobrar subvenciones del Ayuntamiento de Alcorcón. Cargaron a las arcas municipales más de 3.000 euros en globos, 5.500 "portanotas", decenas de cajas de folios y miles de euros en fotocopias que supuestamente consumían diez personas. El ayuntamiento ha abierto una investigación.

A continuación