Urkullu presenta un Plan de Paz que reinserta a presos de ETA

Propone que las partes reconozcan "la parte de verdad del otro".

LD | Agencias

El Gobierno vasco impulsará un programa propio de "reintegración social" de los terroristas de ETA que cumplen condena y que decidan adherirse a ese plan y "asumir su responsabilidad del pasado". Ésta es una de las líneas de acción del Plan de Paz y Convivencia que este martes ha presentado el lehendakari, Iñigo Urkullu, y cuyo objetivo es lograr el fin definitivo del terrorismo y reconocer el "daño injusto causado".

Este programa de reinserción llevará por nombre "Hitzeman" (Dar la palabra) porque implica la "adhesión a un compromiso de consolidación definitiva de la paz y por la convivencia" por parte de los reclusos. Cuando el preso etarra dé este paso, se le ofrecerán varios "itinerarios de contribución a la paz y la convivencia" que abrirán al reo la posibilidad de acogerse a beneficios penitenciarios.

Es por ello por lo que el plan requiere del apoyo del Gobierno central, que es el competente en materia penitenciaria y que aún no ha contestado a los requerimientos al respecto por parte de la Secretaría de Paz y Convivencia del Ejecutivo vasco, que dirige Jonan Fernández.

En la presentación del plan, Urkullu ha aceptado las explicaciones del Gobierno de Mariano Rajoy de que la "demora en las relaciones y en las respuestas" en ocasiones "suceden" y ha deseado que el Ejecutivo se muestre receptivo a las propuestas que lleguen desde el País Vasco en esta materia. Pese a ello, el lehendakari ha reconocido que trabajará "con ese deseo" de que el PP acepte cambiar la política penitenciaria "más que con la confianza" de poder materializarlo.

No obstante, el Plan de Paz incluye un calendario que contempla presentar el programa de reinserción a las asociaciones cercanas a los presos en el segundo trimestre del año y ponerlo en marca a partir de 2014. Además, se prevén evaluaciones anuales sobre la marcha del programa.

Documento abierto

Urkullu ha defendido que, "este es el momento de la política, de demostrar juntos a la sociedad vasca, altura de miras, compromiso y sentido de Estado". "Nuestra acción política concertada puede contribuir a un sufrimiento menor de personas concretas, a una vida mejor y a una convivencia mejor", ha insistido.

Asimismo, ha destacado que el texto presentado es un documento abierto "fruto de muchos trabajos previos" y ha destacado el nuevo contexto que se vive tras el cese definitivo del terrorismo de ETA, para afirmar que es momento de "luchar por consolidar la paz y mejorar la convivencia". A su juicio, es necesario abordar tres grandes tareas como es lograr el final del terrorismo, el reconocimiento del daño "injusto causado" y el de "hacer un sitio a la parte de verdad del otro".

La propuesta del Gobierno vasco está estructurada en tres partes: proyecto, 'Del malestar al bienestar'; proceso, 'De la desconfianza a la confianza'; y programa, 'del desencuentro al encuentro'. Cada una de ellas cuenta con 18 iniciativas.

Se trata de un borrador que podrá recibir aportaciones hasta el 20 de septiembre, tanto por parte de los partidos políticos como de agentes sociales. Está previsto que se presente el texto definitivo el próximo mes de octubre.

Con este texto, el Gobierno vasco espera en el año 2016 poder ver cumplidos los siete objetivos del plan de actuación que pasan por el desarme y final efectivo de ETA, constatación de todas las vulneraciones de derechos humanos, reconocer y reparar a todas las víctimas, impulsar una política pública de memoria, promover acuerdos para una nueva política penitenciaria, alcanzar consensos básicos de encuentro sociopolítico y avanzar en una cultura de encuentro social.

Para ello, ha subrayado la necesidad de alcanzar consensos, algo que ha reconocido que no es "tarea fácil" y ha informado de que este martes se trasladará al Parlamento vasco el documento, que incluye tres propuestas, denominadas 'microacuerdos', dirigidos a conseguir el apoyo de los principales grupos parlamentarios en el seno de la Ponencia de Paz y Convivencia de la Cámara.

A continuación