Savater, sobre Aizpeolea: "Da un poco de risa" y "algo de vergüenza ajena"

El filósofo contestó con contundencia al periodista de El País, que minimizó a Basta Ya en un artículo sobre Gesto por la Paz.

libertad digital

El pasado 1 de junio, el periodista de El País Luis R. Aizpeolea escribió un artículo que ensalzaba al movimiento Gesto por la Paz, nacido en 1985, tras su decisión de disolverse. El texto no incluía sólo elogios a la asociación cívica. También recogía dardos como estos:

Posteriormente, con una ETA ya en franca decadencia, el Foro de Ermua y Basta Ya, cada vez más debilitados, entraron en una dinámica antinacionalista, cada vez más sectaria, y algunos de sus representantes Rosa Díez, Martínez Gorriarán impulsaron UPyD a la que han teñido de ese espíritu.

Ante estas palabras, el filósofo, miembro de Basta Ya e integrante también de Unión, Progreso y Democracia, Fernando Savater, decidió enviar una respuesta al diario El País en el que acusaba al periodista de "tergiversar la historia reciente del País Vasco" e inventarse "que hubo movimientos cívicos buenos, como el propio Gesto, y otros menos buenos o francamente malos y sectarios como Foro de Ermua y Basta Ya, cuyo pecado fue incurrir en el antinacionalismo y luego, para colmo, fundar UPyD".

Tras lamentar que Aizpeolea olvidara que muchos de los miembros de Basta Ya y Foro de Ermua lo fueron primero de Gesto por la Paz, "sin ningún problema por esa doble militancia", Savater sentenciaba que "son otros los que llegaron más tarde a la resistencia cívica y algunos nunca". La crítica más acerada venía en la última línea: "Por lo demás, que alguien con el currículum de Aizpeolea acuse ahora a otros de sectarismo da un poco de risa y algo de vergüenza; me refiero a vergüenza ajena, claro, tampoco hay que pedir peras al olmo".

El cruce de acusaciones ha tenido su continuación este martes. En una carta al director, el periodista se defiende de las palabras de Savater apelando a su trayectoria y afirmando que siempre entendió que su "compromiso contra ETA radicaba en mi trabajo como periodista". "Algún daño hice a la banda porque, tras ser amenazado, me pusieron contravigilancia durante varios años, como a tantos periodistas", añade. Concluye diciendo que siempre ha reconocido el "papel clave" de Savater en los movimientos contra ETA antes de lanzar un nuevo dardo: "El problema de Savater es que cree que la resistencia cívica contra el terrorismo solo pasa por donde él ha transitado".

A continuación