"La mano que le apretaba el paquete a Rajoy" según 'El Mundo'

Aznar vuelve a las portadas tras hacer las paces con Rajoy.

pilar díez

El Mundo no se desalienta. "Aznar presenta su programa", dice. Ya, pero no se presenta a las elecciones, Pedro J., no te hagas ilusiones. El director de El Mundo se quedó deslumbrado con las palabras de Aznar. "Aznar hizo ayer un análisis de extraordinaria lucidez acerca de los desafíos que afronta España", que otra cosa no será, pero los discursos se le dan como hongos. "Un auténtico programa para cambiar el mortecino pulso de nuestra vida política". Esta vez no fue "áspero ni lanzado contra el Gobierno", se notó que "no quiere conquistar el poder" sino "repasar con el lápiz las líneas desdibujadas por las que se comprometió a transitar su partido”, que viene a ser tocar un poco las narices pero sin mojarse. “La presencia entre los asistentes de Sáenz de Santamaría parece un buen síntoma, en el sentido de que el Gobierno no se cierra en banda a las insoslayables propuestas de Aznar". Jua, jua, jua, esa ha sido buena, Pedro. "Si la legislarura sigue por la senda del reformismo de baja intensidad y del negacionismo de la crisis política, Aznar debería ser consecuente con su compromiso e intentar volver a ser él quien aplicara su programa", dice. ¿Qué compromiso, Pedro J.? Solo era una conferencia.

Lucía Méndez cuenta el cortarrollos de Soraya. Cuando la peña se enteró de que estaba por allí, "una cierta decepción se reflejaba en los rostros de los periodistas y algunos asistentes que iba –o íbamos– buscando sangre". Qué putada, "entonces no sería tan grave". "Una pareja no prevista que rebajó el suflé de las expectativas de un público que esperaba emociones más fuertes y encontró una reflexión de carácter intelectual propia de Faes", o sea, un peñazo. Y cree que Rajoy la envió "en comisión de servicios para amasar al orador y que hoy los medios hablen de reconciliación y no de ruptura" porque se coscó de que “hacer el vacío a su antecesor en las tribunas de opinión no le conduce a nada más que a los cotilleos. Y de todos es sabido que no le gustan nada”. Menudo aguafiestas que es este presidente.

Manuel Jabois explica lo que pasó con "el chiste del dentista al que el paciente agarra de los huevos y le dice: ‘No nos vamos a hacer daño, ¿verdad?’. Soraya era Rajoy y la ingente masa que movilizó Aznar, entre empresarios, militantes y periodistas de fuste, era la mano que le apretaba el paquete a Rajoy".

El País pasa total de Aznar en portada y se va de viaje por el mundo. "El escándalo del espionaje masivo pone contra las cuerdas a Obama". "La crecida del Elba obliga a evacuar a miles de personas en Alemania", "La juventud iraní cae en el desencanto". Ya en páginas interiores, Carlos E. Cué también interpreta que "la vicepresidenta acudió al acto en un claro intento de cese de hostilidades", pero que estén al loro, que "dejó clarísimo que va a seguir ahí", que "ha venido para quedarse". Al margen de esto, a El País le pareció que lo del Siglo XXI fue "un baño de jabón mimosa".

En el editorial, critica por lo bajini que el juez Andreu vaya a investigar las preferentes exculpando por la cara al exgobernador del Banco de España. "El juez ha descartado llamar a declarar a Miguel Ángel Fernández Ordóñez y al expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores Julio Segura. Pero es evidente que, además de determinar si la conducta de las cajas implicadas estuvo orientada a engañar a los inversores, el proceso tiene que decidir si la conducta de ambas instituciones fue la correcta, en función de sus atribuciones, o si no se publicitaron bastante las advertencias sobre la carácter complejo de las preferentes (…) no basta con aplicar la ley; a veces, y este puede ser el caso, es necesario intervenir con el fin de que no se produzcan daños irreparables". Vamos, que hasta Prisa flipa con la decisión del juez.

ABC lo deja claro. "El Gobierno tiende puentes con Aznar, que rebaja sus críticas a Rajoy". Ni editorial ni columnas. A otra cosa, mariposa. Bieito Rubido prefiere atizar a Mafo, que dijo ayer que a él de bancos que le registren, que no tiene ni zorra idea de lo que pudo pasar en la banca española mientras era gobernador del Banco de España. A ABC le parece que esta actitud es "inaceptable". Que hay que tener un rostro como un piano para echar "balones fuera como si la crisis bancaria nada tuviera que ver con su deficiente mandato (…) Culpar a los demás de todos los males sin hacer siquiera la mas mínima autocritica no solo es un desatino, sino un engaño y, sobre todo, una clara muestra de irresponsabilidad hacia la opinión pública". Y una cara de cemento armado.

La Razón vio ayer "un solo PP". Ely del Valle lo llama paz. "Si alguien esperaba bronca, se quedó con dos palmos de narices. La entrada de Aznar literalmente del bracete de Soraya Sáenz de Santamaría pone punto final a una pataleta que solo ha servido para dar munición al contrario", dice encantada de la vida. "La conferencia de esta lunes fue buena, clara y corta. Mérito de Aznar, al que se le agradece". Por lo de corta, lo dice, que lo hemos cogido.

A La Gaceta sin embargo, le pareció la repanocha. "Aznar insta a Rajoy a reformar el Estado". Y lo hizo el tío "delante de Soraya". Qué jabato. "Las ideas expuestas por Aznar coinciden con lo que tantas veces hemos dicho en estas páginas", dice feliz como una perdiz. "Aznar no ha hecho un discurso de partido; ha hecho un discurso de Estado". Un discurso precioso, precioso, vamos.

A continuación