Alaya llama a declarar como imputados a dos hermanos de Fátima Báñez

La juez, que citó al padre de la ministra, fallecido hace doce años, enmienda su error e imputa a dos de sus hermanos por el caso Mercasevilla.

ld/agencias

La juez de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que investiga las supuestas irregularidades detectadas en el concurso promovido para enajenar los suelos de Mercasevilla, ha corregido el error cometido este lunes, cuando citó a declarar como imputado a Eduardo Báñez González, fallecido hace 12 años y padre de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y en su lugar ha llamado a declarar a dos hermanos de la ministra.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que la magistrada ha notificado este martes a las partes un auto en el que rectifica el error cometido en su anterior resolución y cita a declarar como imputados este viernes, a partir de las 15:00 horas, a Juan Nicolás y Eduardo Báñez García, hermanos de la ministra de Empleo vinculados a la empresa Construcciones Juan de Robles que presentaron una oferta para hacerse con el derecho de opción de compra de los suelos.

Para el próximo viernes, la magistrada ha citado a declarar también en calidad de imputados a otros cinco empresarios más, entre los que se encuentran Ignacio Bayón Marine, presidente del consejo de Administración de Realia Bussiness, o José Romero González, presidente del consejo de Administración de Prasa.

Las sospechas de la juez

El procedimiento impulsado para enajenar los suelos del mercado central de abastos de Mercasevilla fue fallado en favor de la propuesta elevada por el grupo promotor 'Sanma Desarrollos Urbanísticos', filial de la constructora Sando, pese a que concurría una oferta económicamente superior por parte del grupo Noga.

En el auto inicial conocido este lunes, la juez considera que, "de los indicios" expuestos a lo largo del procedimiento, "puede deducirse el posible concierto entre Mercasevilla y Sando para la adjudicación a ésta última del concurso relativo a la opción de compra de los terrenos de la unidad alimentaria, y asimismo idéntico concierto entre dicha empresa constructora y al menos la mayor parte de las sociedades que participaron en dicho concurso mediante la creación artificial de un precio que favoreciera el ofrecido por Sanma".

La empresa se defiende

El consejero delegado de Construcciones Juan de Robles, Eduardo Báñez García, ahora imputado, negó en un comunicado la pasada noche que existiera connivencia de su empresa con otras que acudieron al concurso para la compra de los terrenos de la lonja de Mercasevilla.

El hermano de la ministra expresa su confianza en que en este procedimiento judicial se concluirá que "no existe relación alguna y, por tanto, mucho menos connivencia entre Construcciones Juan de Robles y la actuación del resto de las empresas que acudieron al concurso, salvo la de meras competidoras".

También recuerda un atestado de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil de 13 de junio de 2012 en el que, según informaciones periodísticas, concluía "la nula relación societaria de Construcciones Juan de Robles con ninguna de las empresas que participaron en el concurso sobre los terrenos de Mercasevilla".

Eduardo Báñez muestra su respeto a las actuaciones judiciales y su disposición "a comparecer ante la Justicia para aportar cualquier información que se nos requiera" e insiste en que su empresa siempre ha actuado "al amparo escrupuloso de la Ley".

Fuentes de la familia Báñez insisten a Libertad Digital que el caso ya fue investigado por la Guardia Civil y que resolvió que no existía ningún tipo de implicación. Explican estas fuentes que la empresa familiar participó en un concurso público del Ayuntamiento y que finalmente no falló en su favor.

A continuación