Martín Prieto saca a la luz los rencores ocultos entre González y Guerra

Toda la prensa coincide en las nuevas órdenes de Bruselas menos Montoro, que dice que no nos enteramos de nada.

pilar díez

El Mundo interpreta que "la UE pone fechas a Rajoy para que haga de una vez los deberes". Que "en septiembre debe ampliar la reforma laboral, antes de 2014 ha de abordar la de las pensiones y los municipios y en marzo, el sistema tributario y subir el IVA". Pedro J. dice que "estaba cantado" que nos iban a prorrogar el déficit, pero que no era “previsible que dieran más margen”. Pero como nadie da duros a pesetas “esta supuesta generosidad de la Comisión lleva aparejado un programa concreto de obligaciones”. Le parece al director de El Mundo que "la comisión es especialmente exigente en la revisión y el control de gasto público". Lo llevan claro. Estos no saben con quién se juegan los cuartos. “La decisión de ayer de Bruselas se asemeja a la tutoría que hace el profesor al alumno rezagado que no va a aprobar el curso. Hay que ponerle deberes, y un calendario concreto, con el fin de poder pedirle cuentas si se retrasa o no cumple. Por el bien de España, esperemos que Rajoy apruebe a partir de septiembre”. Así que de playita, nada.

También cuenta El Mundo que "Castro informa al Tribunal de Valencia que ve delito en Camps y Barberá" por dar dinero a Urdangarin a dedo. Gallardón debe estar que no le llega la camisa al cuello. Por esta regla de tres será el siguiente. Victoria Prego se compadece de la "torpeza" o "ingenuidad" de estos pobres, que cayeron como moscas ante las propuestas del yerno del Rey, “convenientemente expuestas en el mismísimo palacio de La Zarzuela”. Así visto, a ver quién es el listo que dice que no. “Fue tanta y tan ciega la fe que los contactados ponían en su personalidad y su significado institucional que puede que empujaran a delinquir a los propios estafados”.

El País dice que "Bruselas dicta plazos a España para reformar pensiones e impuestos". Cree que la decisión de conceder más tiempo a España "debe interpretarse como la confirmación de dos fracasos envueltos en un triunfo". Algo así como un San Jacobo. Les explico. "Es un fracaso que la Comisión haya tardado tanto en reconocer que las políticas de recorte del gasto a ultranza tiene un recorrido limitado" y “es un claro revés del Gobierno no haber cumplido los objetivos comprometidos con Europa”. Esto vendría a ser el jamón y el queso. Pero como no hay mal que por bien no venga, “estos dos fracasos han conducido a Bruselas a una reflexión posibilista. Puesto que parece imposible que la economía española consiga rápidamente el objetivo de estabilidad es más práctico relegar los objetivos cuantificables de estabilidad a un segundo plano y traer al escaparate compromisos de reformas estructurales”. Que sería el rebozado. Simple, ¿eh?

El País da la clave del idilio entre Rajoy y Rubalcaba ayer en la sesión de control. "Rubalcaba ofrece apoyo al presidente en plena ofensiva de Aznar". Ah, que era por chinchar al expresidente. Ya me tenía amoscada a mí tanta ternura.

La Gaceta considera que "Europa nos da un respiro". "Bruselas ha dado un giro y la comisión está más centrada en impulsar las reformas estructurales que en unos objetivos concretos de déficit". Y no se fía un pelo de si Rajoy "sabrá aprovechar la prórroga para tomar las medidas necesarias (…) Queda mucho por hacer, pero ahora si disponemos de tiempo. Solo falta ponerse manos a la obra". A Kiko Méndez Monasterio le corroe una duda. "No es posible que Cristóbal Montoro esté disfrutando con esto. Será una sugestión de la miseria nuestra la que le dibuja esa sonrisa sádica, copiada del sheriff de Nottingham desplumando al contribuyente". Te comprendo Kiko, a mí también me dan ganas de borrársela de un guantazo. Y encima, “casi a la vez –con crueldad burocrática- anuncian que puede que no haya verano y que seguro habrá más impuestos”. Y luego dirán que Dios aprieta pero no ahoga.

ABC, nada sospechoso de querer inflar las narices a Montoro, también ha entendido que "la UE relaja el déficit, pero pide subir el IVA y reformar pensiones". Lo saluda con satisfacción. "La ampliación del plazo para corregir el déficit publico resulta vital para España y buena parte de lo exigido por la Comisión ya está en el plan nacional de reformas". Ya solo falta cumplirlo. No obstante, el periódico de Vocento abre su portada con el caso Bárcenas. "Los constructores de las fotocopias de Bárcenas contrataron con el PSOE el triple que con el PP". Si es que en todos sitios cuecen habas. Dice Rubiro en un editorial que "la carga de la prueba está en el lado socialista, porque han sido los socialistas lo que ha puesto en circulación la ecuación ‘donación al PP igual a adjudicación publica’. Ecuación que ahora se vuelve contra el PSOE". Para mí que no va a colar.

La prueba del algodón de que el que no se entera de lo que dice la UE es el ministro de Hacienda la encontramos en La Razón. "Bruselas abre la mano: flexibiliza el déficit a cambio de las reformas. Rajoy asegura que no quiere subir el IVA como le pide la UE". Montoro, quillo, a ver si prestamos más atención la próxima vez, ¿eh?, que no te pagamos para que estés en las nubes. Dice Marhuenda que "la comisión revalida su plena confianza en España y hace suyo el programa de Rajoy". "El único punto novedoso es el tributario. No será un trago de gusto" para Rajoy". ¿Ves, ves, Montoro?

Y como estarán jartitos de tanta UE, les cuento los cotilleos de Martín Prieto sobre Alfonso Guerra y Felipe González. Dice que "no han sido amigos nunca" pero hacían fenomenal el paripé. "Nada tienen en común y ni siquiera les gusta el mismo tipo de mujeres". Guerra, el aburrido "ni bajaba a las tenidas nocturnas de la bodeguilla". Y es que le carcomía el "rencor social" por “haber nacido en una familia numerosa muerta de hambre” mientras Felipe, más tarambana, “se vestía para ir a las fiestas universitarias aunque fuera apestando a leche”. En resumen, Guerra era un amargado y Felipe un vivales.

A continuación