Ussía responde a Federico y le perdona

Casi toda la prensa habla de la pelotera que tienen montada los barones del PP con hasta dónde pueden gastar.

pilar díez

El Mundo dice que la cosa fue fatal. "Rajoy no logra poner de acuerdo a sus barones sobre el déficit". Rudi lo definió como "un intercambio de opiniones no coincidentes", pero Pedro J. llama al pan, pan y al vino, vino. "Fue un fracaso" y punto. "Rajoy fracasó en su intento de lograr que los barones del PP concedieran al gobierno un cheque en blanco para establecer los objetivos de déficit con criterios no económicos, sino políticos y vinculados al deseo del presidente del Gobierno de rebajar la fiebre independentista de Mas a base de darle un respiro fiscal". Rajoy se enfrenta "a un auténtico lío" y lo que tiene que hacer es dejarse de templar gaitas, “plantarse ante Artur Mas y pedirle que se ajuste al déficit como el resto”. Tanto mimo y tanta historia.

También habla El Mundo de la nueva aparición de Aznar ayer en el Congreso. "Yo no estoy contra nadie, estoy con los españoles", le dijo el expresidente a su elegido sucesor. Para Pedro J. fue el "segundo" aldabonazo de Aznar, que quería avisar a Rajoy de que "ha vuelto para quedarse, aunque sea como conciencia política". O en román paladino, para tocarle las narices a Rajoy.

Arcadi Espada no se quita de la cabeza lo de los empresarios que quieren que les devuelvan el yate Fortuna porque se lo regalaron "al Rey y para el Rey, y no al Patrimonio". “Es asombroso”, dice atónito. “Jamás se me había ocurrido que esos empresarios hicieran regalos al Rey. Me parecía que el regalo era para todos nosotros (…) Pero no. Estaba equivocado. Era un regalo personal”, dice con notoria decepción. Cita Arcadi lo que dice el Código Penal sobre los regalos a las autoridades y acaba en cárcel. “Si yo fuera un empresario baleárico no me la jugaría, de veras. El Rey es jefe del Estado y eso es lo mismo que decir que el Estado es su jefe. De ahí que la reclamación de los empresarios sea tan imprudente y peligrosa como la de cualquiera que pretenda desnudar a nuestro Rey”.

Dice El País en el editorial que "la viabilidad del sistema público de pensiones está siendo seriamente cuestionada" y, por tanto "las reformas propuestas para hacer sostenible el sistema exige negociación y consenso". Estos chicos de El País se han acogido al consenso y es que no lo sueltan. Sobre la reunión de peperos para ver si se ponen de acuerdo dice El País que "los barones rechazan delante de Rajoy acuerdo sobre el déficit". Qué valientes. "Ahora ya se dice a la cara, y con mucha dureza, lo que antes decían en medios de comunicación". Al contrario que El Mundo, El País cree que Aznar se ha arrugado. "El expresidente suaviza el tono al pedir a Rajoy un proyecto que ‘valga la pena’". No obstante Carlos E Cue lo deja claro. "El fondo sigue intacto: es evidente que al expresidente no le gusta la política seguida por su sucesor".

La Razón pone a Rajoy en plan durito. "Rajoy da un mes para pactar con todos el déficit a la carta". Bajo este titular-ultimátum, una foto con un pie que da idea del gran sentido del humor que tiene Marhuenda. "Imagen de unidad", dice. Eres un crack, Marhuenda. "Es preciso encontrar posiciones de equilibrio entre las autonomías más saneadas y las que se encuentran en mayores dificultades (…) La resistencia es comprensible, pero el resquemor y la cerrazón no ayudarán al alcanzar el propósito". El nuevo propósito, quiere decir. Si hay que cambiar de opinión ya lo irá diciendo Rajoy, no hay problema.

Ussía responde a Federico Jiménez Losantos después de que le llamaran "decenas de personas" para contarle –los muy chotas- que Federico le había "puesto a parir por el articulo en defensa de la infanta Cristina". "Me consta que es un buen hombre" y "un efímero estallido de iracundia no es suficiente para perder un amigo", dice magnámino. “Sé dónde estoy y dónde estaré. Quizá esa seguridad en la ubicación es lo que me distingue con más aristas de Federico”, dice para jorobar cuando se le pasa la magnimidad. “Federico es un poderosísimo comunicador”, continúa en plan pelotillero, y “merece un respeto permanente”. “Pero –y aquí ya se acaban las buenas maneras- tiene sus obsesiones y sus intereses. No oculta lo que odia, y considera un agravio lo que no encaja en sus esquemas y sus atrabiliarios excesos verbales. Por eso es temido, amado, defendido, combatido y odiado. Por mi parte siempre le dejé muy claro que no aceptaría en mi presencia insultos gratuitos al Rey”, dice. “Tengo el derecho a creer en la Monarquía y defender en España a su Rey siendo español”, reivindica. Y acaba con un mensaje de lo más cristiano a Federico. “Defiendo mi verdad. Si por ello Federico me insulta, allá él con su conciencia (…) Estás perdonado, Fede”. Hala, hala, y ahora a darse un abrazo.

ABC lo que ha visto es una "tregua hasta junio para consensuar el déficit autonómico. Rajoy garantiza a sus líderes regionales que no ha habido ni habrá negociación con Cataluña para un trato diferenciado". Bieito Rubido le da a Rajoy varios avisos con extremada delicadeza. "El debate sobre el déficit asimétrico resulta extraño al discurso y la trayectoria del PP (…) Los principios de igualdad de los ciudadanos y de solidaridad entre los territorios han sido medulares en el proyecto político del PP, y en tiempos de crisis son imprescindibles. Verdaderamente innegociable", concluye a modo de guantazo a Cospedal.

La Gaceta abre con las declaraciones del fiscal de la Audiencia Nacional Carlos Bautista sobre ETA. "La fiscalía lo confirma. ETA quiere matar". Intereconomía dice que "las peores previsiones se han cumplido. Con el agravante de que, en este caso, las peores previsiones eran también las más probables. En efecto, solo desde el más pánfilo buenismo –o desde la más pérfida mala fe- podía pensarse que una banda terrorista a la que no se le exige entregar las armas iba a renunciar a usarlas cuando lo creyera oportuno". José Javier Esparza lo explica contándonos de ‘pe’ a ‘pa’ la fábula de la rana y el escorpión, que no reproduzco porque estoy segura de que se lo saben de memorieta. "Cuando comenzaron las negociaciones entre ETA y Zapatero, esta conseja de la rana y el escorpión se contó mil veces. ‘Cosas de fachas’, decían los ‘hombres de paz’. Pero el escorpión, en efecto, no puede dejar de picar". Bueno, bueno, no hay que ponerse agorero.

A continuación