Sospechan que los rumanos detenidos mataron a la pareja holandesa por dinero

La Policía centra sus sospechas en un exdirectivo del club de voleibol CAV Murcia, que ha pasado a disposición judicial.

ld/agencias

Tras el hallazgo de los cuerpos de la pareja holandesa desaparecida en Murcia, la jugadora de voleibol Ingrid Visser y su novio, Lodewijk Severin, la Policía trata de aclarar quién y por qué los mató. Por el momento hay tres detenidos: dos ciudadanos rumanos y un español, el exdirectivo del club de voleibol CAV Murcia Juan Cuenca.

Ingrid Visser y su novio llegaron a Murcia el pasado 13 de mayo en un coche alquilado en el aeropuerto de Alicante y tenían vuelo de regreso a su país dos días después, aunque la denuncia familiar sobre su desaparición se produjo el viernes 17, cuando comenzaron las investigaciones policiales.

Según ha señalado este martes el delegado del Gobierno en Murcia, Joaquín Bascuñana, las investigaciones de la Policía Nacional se centran en identificar a la persona que ordenó esas muertes, consecuencia, al parecer, de desavenencias en los negocios, no relacionados con el voleibol.

En este sentido, fuentes próximas a la investigación han señalado que la hipótesis con la que trabaja la Policía es que los dos rumanos detenidos fueron contratados por alguien para llevar a cabo los crímenes, por lo que no se descartan nuevos arrestos.

Por otra parte, Bascuñana ha indicado que, a primera hora de esta mañana, han llegado a los laboratorios de la Policía científica en Madrid las muestras de ADN solicitadas a la justicia holandesa para poder cotejarlas con los restos encontrados en el lugar del hallazgo de los cuerpos. "Hoy o mañana como muy tarde tendremos la confirmación oficial de las identidades de ambos", ha afirmado el delegado del Gobierno en Murcia.

Los arrestados pasan a disposición judicial

El exdirectivo del CAV Murcia, que ha pasado este martes a disposición judicial, declarará ante el juez valenciano por ser en esa ciudad donde fue arrestado por la Policía el pasado sábado. Cuenca, de 36 años y que reside en Valencia, fue trasladado a Murcia tras su detención y permaneció hasta cerca de la una de esta madrugada en dependencias de la Policía para ser interrogado por los agentes que participan en esta investigación.

También viven en Valencia, donde fueron arrestados por la Policía, los otros dos detenidos en relación a este caso, dos rumanos de 47 y 60 años, sin antecedentes policiales importantes y a quienes se considera autores materiales de la desaparición y muerte de la exjugadora internacional de la selección de voleibol de Holanda y su novio.

Mientras, la Policía Nacionalsigue las investigaciones en relación a este caso, que continúa abierto y cuyos detalles se están conociendo a través de los medios. En este sentido, la familia de la pareja asesinada ha pedido prudencia a los periodistas y que no den detalles escabrosos del caso.

Agentes de la Policía científica rastrearon de nuevo esta madrugada el huerto de limoneros de la pedanía de Alquerías (Murcia) en el que fueron encontrados los cadáveres de Ingrid y Lodewijk, trasladados desde la vivienda del término municipal de Molina de Segura en la que fueron asesinados, en busca de nuevos indicios.

A continuación