Mas utilizará el Estatuto para blindar la inmersión frente a la 'ley Wert'

"Se atenderá a lo previsto en los Estatutos de Autonomía y leyes de educación", reza el documento presentado por Irene Rigau a los partidos.

O. Moya

El Gobierno catalán ha entregado a los partidos políticos una propuesta de modificación del proyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), impulsada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, para mantener que el Estatuto determine el uso del catalán y el castellano como lenguas vehiculares en las escuelas catalanas. Lo ha hecho en la cumbre contra las "agresiones" de la Lomce, a la que han acudido todas las formaciones políticas a excepción del PP y C´s.

"Por lo que respecta al uso de la lengua propia o cooficial como lengua vehicular, se atenderá a lo previsto en sus respectivos Estatutos de Autonomía y leyes de educación", reza el documento presentado por la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, y que recoge Europa Press.

También apuesta por que estas comunidades que poseen lengua propia garanticen "el pleno dominio de las dos lenguas cooficiales al finalizar la educación obligatoria", de acuerdo con el marco europeo común de referencia para el aprendizaje, la enseñanza y la evaluación de las lenguas.

No obstante, fue precisamente el sistema de inmersión, que se emplea exclusivamente en Cataluña, uno de los puntos que el Tribunal Constitucional echó abajo en su sentencia sobre el Estatuto catalán.

"Las Administraciones públicas (...) no pueden tener preferencia por ninguna de las dos lenguas oficiales". Eso rompería "el equilibrio inexcusable entre dos lenguas igualmente oficiales y que,en ningún caso, deben tener un trato privilegiado". "Sólo los particulares (...) pueden preferir una u otra de ambas lenguas. Y hacerlo, además, en perfecta igualdad de condiciones (...), lo que excluye que (...) quienes prefieran el castellano hayan de pedirlo expresamente".

Pero no es sólo la solución que se da en la LOMCE a aquellos padres que quieran ver reconocido su derecho a que sus hijos estudien castellano, lo que la Generalidad no está dispuesta a aplicar. También lo que se refiere a las competencias. En la definición del currículo básico el Ejecutivo de Mas aboga por que se mantenga que las comunidades autónomas con lengua cooficial determinen el 55%, y las que no tengan idioma propio decidan el 65%, mientras que la 'ley Wert' atribuye al Gobierno el diseño de las materias troncales y específicas, y a las comunidades sólo las asignaturas "de configuración autonómica".

Asimismo, en relación al título de cuarto de ESO, la Generalidad defiende que se mantenga un único título y no se reconozcan dos tipologías distintas: "Los alumnos que al terminar la ESO hayan alcanzado las competencias básicas y los objetivos de la etapa, obtendrán el título de Graduado en ESO".

El objetivo, "blindar un sistema ilegal"

Unas horas antes, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un almuerzo-coloquio en el Club Siglo XXI en Madrid, recordó que la Educación es "un pilar fundamental en un sistema democrático". Es necesario, a juicio del político catalán, hacer un "pacto" de las principales fuerzas políticas en este asunto, pero también donde participen agentes determinantes de la comunidad educativa, para la reforma que se apruebe "no dure una legislatura" solamente.

"Artur Mas no me ha invitado" a su cumbre, señaló Rivera, aunque admitió que tampoco habría acudido. El objetivo de dicha reunión es "blindar un sistema declarado ilegal", manifestó. Es una cumbre "por la identidad y no por la calidad" de la educación, apostilló.

Y es que, recordó, "hoy allí se reúnen a hablar, para impedir que se estudie en castellano, catalán e inglés, personas que tienen a sus hijos en colegios donde se da castellano, catalán e inglés".

A continuación