Los últimos movimientos de las grandes fortunas: ¿crisis inminente o recuperación a la vista?

Mientras Bill Gates o Warren Buffett redoblan sus inversiones, Carl Icanh o Michael Burry son negativos con el futuro de la economía.

Jesús Esteban

Este mes de noviembre, el regulador bursátil de los Estados Unidos (SEC) hizo públicos los movimientos que los grandes inversores realizaron en sus carteras durante el tercer trimestre del año. Y, por lo general, lo que nos indican es que algunas de las grandes fortunas han encontrado interesantes oportunidades de inversión aprovechando los fuertes descuentos que ha experimentado la bolsa. Aunque otros inversores siguen los acontecimientos de la economía con prudencia y desconfianza.

A 30 de septiembre de este año, fecha en la que se actualizan los datos publicados por la SEC, el principal índice de Wall Street, el SP500, cerraba en 3.585 puntos. Este nivel reflejaba entonces que las 500 mayores compañías que cotizan en EEUU habían perdido, en promedio, la cuarta parte de su capitalización bursátil desde el comienzo del año.

Esta importante caída, pese a que despertó –y sigue aún despertando– el miedo entre el público general, ha sido aprovechada por los mayores inversores y fortunas del mundo para encontrar oportunidades de revalorización. Y es que, como suele decir Warren Buffett, "ten miedo cuando los demás sean codiciosos y sé codicioso cuando los demás tengan miedo".

Las grandes fortunas se preparan para una crisis inminente: estas son sus apuestas

Warren Buffett

Pues bien, comenzado con el propio Buffett, su holding Berkshire Hathaway compró en el tercer trimestre 3.700 millones más de lo que vendió, siguiendo con la tendencia de compras que inició a principios de año, como ya publicó Libre Mercado.

El inversor natural de Omaha ha redoblado su apuesta por el sector petrolero, incrementando posiciones en Occidental Petroleum y Chevron, y ha añadido también mayor peso a su inversión en la multinacional audiovisual Paramount, en la productora de materiales Celanese y en el fabricante de muebles RH.

Pero lo que más ha sorprendido ha sido la incorporación en su cartera del gigante de los microchips Taiwan Semiconductor (TSMC), con una inversión de alrededor de 4.000 millones de euros. Gracias a la apuesta de Buffett, la compañía ha recuperado parte de la capitalización perdida en los últimos meses.

Por el contrario, Buffett ha reducido su exposición al sector bancario, recortando un 35% de US Bancorp y el 14% de BNY Mellon. Además, ha vendido un 4% de sus acciones en la cadena de supermercados Kroger, el 5% de General Motors y el 12% de la tecnológica Activision Blizzard, que adquirió por primera vez a comienzos de este año.

Michael Burry

El famoso inversor Michael Burry, quien se anticipó a la crisis del 2008, ha acometido en los últimos meses algunos de los movimientos más enigmáticos en el mundo de la bolsa. Ya en el segundo trimestre del año, sorprendió a todos al deshacerse de todas las inversiones en su firma Scion Asset Management, y mantener en cartera una única y sorprendente acción: GEO, empresa dedicada a gestionar centros privados penitenciarios y de salud mental.

En ese momento, los analistas especularon con las razones en las que se basó el legendario gestor para mantener a una compañía de cárceles como su única inversión: ¿Un repunte de la criminalidad o las enfermedades mentales? ¿Una victoria de los Republicanos en la elecciones midterm, o de Donald Trump en 2024? ¿O, simplemente, una buena oportunidad en un negocio poco valorado por el mercado?

Sea como fuere, lo cierto es que, en el tercer trimestre del año, Burry ha redoblado su convicción en la compañía de cárceles, multiplicando por cuatro su inversión, y ha añadido a su cartera otra compañía de prisiones: CoreCivic. Asimismo, ha incluido acciones de otras cuatro empresas: el conglomerado mediático Qurate, el fabricante de cohetes Aerojet Rocketdyne, y las empresas de telecomunicaciones Charter y Liberty Latin America.

Asimismo, es probable que Michael Burry, pesimista respecto al entorno actual, mantenga buena parte de patrimonio apostado en contra de la economía, a través de posiciones cortas que el regulador estadounidense no obliga a anunciar. Al menos así lo ha asegurado, a mediados de noviembre, el propio inversor en su cuenta de Twitter: "No tenéis ni idea de lo corto que estoy", indicaba Burry, que también ha hecho guiños a la inversión en oro. "Durante mucho tiempo pensé que el momento para el oro sería cuando los criptoescándalos se fusionaran con el contagio", aseguraba después de la quiebra del exchange de criptomonedas XTB.

Ray Dalio

En lo que se refiere al multimillonario inversor Ray Dalio, alertó en noviembre sobre una posible crisis crediticia en la primera economía mundial provocada por el gran endeudamiento que soporta el gobierno estadounidense, unido al endurecimiento de la política monetaria. Concretamente, Dalio alertó de que esta crisis crediticia provocaría "una gran contracción en el crédito privado, lo que conducirá a una compra mucho menor de bienes, servicios y activos financieros y, por lo tanto, caídas en los precios de los activos financieros y una contracción económica".

Los temores del inversor han influido en que su hedge fund Bridgewater Associates, el más grande del mundo, haya adoptado en el tercer trimestre una estrategia marcadamente conservadora, y su cartera siga posicionándose fundamentalmente en sectores defensivos como la atención médica, farmacéuticas o empresas de consumo básico. Las posiciones que ha aumentado en mayor medida han sido la de Visa (más que duplicando el monto invertido) y la del conglomerado de alimentación Modelēz (triplicando su inversión anterior). Y, por último, Dalio ha reducido en las últimas semanas su apuesta bajista contra las entidades bancarias españolas BBVA y Santander.

Carl Icahn

Tampoco el empresario e inversor Carl Icahn se fía del repunte de los mercados, y continúa manteniendo una visión eminentemente negativa del entorno macroeconómico. En una reciente entrevista con la CNBC, el multimillonario aseguró que mantiene su cartera cubierta ante posibles nuevas caídas. "Sigo pensando que estamos en un mercado bajista", alertó, y agregó que "la inflación no va a desaparecer en el corto plazo, y habrá más recesión, más disminución de los beneficios empresariales". "No creo que la inflación haya terminado. Si miro a través de los años 70, se tardaron años y años y años, no puedes agitar una varita mágica y acabar con la inflación de una vez", insistió el inversor.

Asimismo, Icahn habló sobre una de sus recientes adquisiciones: Twitter. "Estaba muy feliz de que Musk entrara. Él defendía lo mismo y es mucho más rico que yo. Sentí que era el tipo perfecto para hacerlo", aseguró. El inversor agregó en el tercer trimestre una posición importante en acciones de la red social, sumando un valor de 549 millones de dólares. Su cartera, aún así, sigue concentrada especialmente en compañías de energía, petróleo o materiales.

Por último, el inversor aseguró durante la entrevista en la cadena americana que nunca ha comprado criptomonedas, y alertó de un peligro de contagio por la quiebra de la plataforma cripto FTX: "Creo que podría extenderse. Este es solo uno de los peligros que tiene en nuestra economía".

Bill Gates

La cartera de inversión de la Fundación Bill & Melinda Gates también ha experimentado importantes cambios en los últimos meses, con compras generalizadas que hay elevado el valor del portfolio desde 17 mil millones de dólares hasta los 34 mil millones. Una de las pocas excepciones ha sido la venta del 14% de la posición que tenía en el holding de Warren Buffet, Berkshire Hathaway. No le habrá hecho nada de gracia al inversor nonagenario.

No obstante, el más importante de los movimientos ha sido el espectacular aumento de la inversión en Microsoft, la compañía fundada por el propio magnate. La multinacional tecnológica se ha convertido en la primera posición del fondo de Bill Gates, con un 26,3% de exposición, frente al 1,3% reportado en el segundo trimestre.

Además, el filántropo ha quintuplicado su posición en la compañía de ferrocarriles Canadian National Railway y la ha triplicado en la empresa de transporte FedEx. Aunque quizás más relevante es que el magnate ha multiplicado por cuatro su inversión en un fabricante de maquinaria agrícola: Deere & Co. Y es que Gates, quien ya es el mayor terrateniente de los Estados Unidos, sigue apostando por las tierras agrícolas como gran activo de inversión a futuro.

Bill Gates se convierte en 'el rey del cultivo en EEUU' mientras promueve el fin de la propiedad privada

George Soros

El millonario húngaro-estadounidense George Soros ha mantenido relativamente estable su cartera de inversión durante el tercer trimestre de 2022, con un valor total que ha pasado de 5.620 millones a 5.860 millones de dólares. Su fondo, el Soros Fund Management, parece relativamente optimista con el entorno económico actual, concentrando buena parte de sus inversiones en empresas tecnológicas como Amazon, Google, o en fondos que replican índices americanos como el SP500 o el Nasdaq100.

Asimismo, Soros sigue manteniendo como primera posición la compañía de vehículos eléctricos Rivian, pese al colosal batacazo que ha sufrido su cotización desde su salida a bolsa a finales de 2021. En segundo lugar, mantiene a la empresa biofarmacéutica Biohaven, en la que ha incrementado un 81% su exposición.

Y en tercer lugar, figura una de las nuevas grandes apuestas de Soros: Duke Realty, una compañía inmobiliaria propietaria de instalaciones industriales. Solo en esta empresa, el magnate ha incrementado su posición en un 2.300%.

A continuación