Brokers europeos alertan sobre España: "Acecha el espectro del comunismo"

Uno de los principales brokers de institucionales y casa de análisis paneuropeos, Kepler Cheuvreux, baja el precio objetivo de la banca española.

Luis F. Quintero

"Un espectro acecha a España: el espectro del comunismo", advierte Kepler Chuvreux en su reporte a inversores institucionales en Europa. Kepler Cheuvreux es uno de los brokers y casas de análisis más importantes de Europa, junto a otros como Exane y Berenberg.

captura-kepler-1.jpg

Los grandes actores financieros, fondos de inversión, gestoras, agencias de valores y bancos reciben este tipo de servicios, estos análisis pormenorizados de sectores o regiones, para ayudar a los equipos gestores en la toma de decisiones.

Pues bien, este bróker ha evacuado una fuerte advertencia sobre España y lo hace, además, con la crudeza de un titular que evoca las calamidades que el comunismo ha dejado en la historia a lo largo del último siglo.

Dicen los analistas de Kepler Cheuvreux que "por desgracia España se ha convertido en el ejemplo perfecto de cómo no se debe legislar sobre el sector bancario". Se refieren estos analistas a las últimas dos grandes decisiones sobre el sector: las ayudas a los hipotecados ante la subida del euríbor y la puesta en marcha del "impuesto bancario patrocinado por el Gobierno que demuestra cuán tentador puede ser para las administraciones con problemas de liquidez aprovechar el sector bancario cuando necesitan pagar las facturas".

Premio al irresponsable: el Gobierno vuelve a reventar la seguridad jurídica con sus ayudas hipotecarias

Sobre las ayudas a los hipotecados mediante la creación de un nuevo código de buenas prácticas, dice Kepler que "beneficiará potencialmente a un millón de hogares, pero también va a poner en riesgo alrededor de 20.000 millones de euros en préstamos dudosos". Además, señala que estas medidas impactarán tanto en las provisiones que tendrán que hacer los bancos, como en la cuenta de pérdidas y ganancias, por el efecto recaudatorio del nuevo impuesto aprobado por el Ejecutivo de socialistas y comunistas. Una afectación en los resultados empresariales de los bancos "completamente arbitraria", se queja Kepler.

¿Consecuencia de esta advertencia?

En cualquier caso, Kepler Cheuvreux no se limita a hacer la advertencia, sino que ejecuta un recorte en los precios objetivos "a todos los bancos españoles bajo nuestra cobertura", advierten. Según el análisis de este bróker, las malas noticias serán generalizadas en el sector porque además, rebajan el EPS (rentabilidad sobre el beneficio neto) que "será mayor para Unicaja y Sabadell" que en los más grandes, como BBVA y Santander (con mayor exposición de negocio fuera de nuestras fronteras).

Los especialistas expresan su esperanza de que estas medidas sean un accidente temporal y no permanezcan en el tiempo, por lo que sus previsiones de bajada en el precio objetivo de las compañías financieras así como de las revisiones a la baja de sus EPS son contenidas. "El impacto en nuestros precios objetivos oscilan entre el -1% para Bankinter (que tiene una base de clientes más ricos y sofisticados) y del -7 y 8% para BBVA y Unicaja, respectivamente". Estas decisiones "aumentan la presión para los bancos nacionales, que ahora sólo ofrecen un 2% al alza", concluyen estos expertos.

Se trata de un análisis pormenorizado del sector bancario, en el que los analistas de Kepler Cheuvreux reducen sus expectativas sobre la banca nacional española merced al impacto de dos decisiones que, según remarcan en varios pasajes del informe, han sido ampliamente criticadas por el sector y también por el Banco Central Europeo, sin que estas quejas hayan tenido consecuencias sobre las decisiones del Gobierno español.

Así, en un contexto en el que la banca debería convertirse en un sector tractor de la economía gracias a que las tensiones en los tipos de interés permite a este sector recuperar algo de actividad y negocio, el Ejecutivo español ha condenado a las entidades españolas a competir con las manos atadas a la espalda, con gran riesgo no sólo para las entidades sino también para sus accionistas.

A continuación