El Gobierno cuela ventajas fiscales al cine español y las series de Netflix o HBO

Los grandes beneficiarios serán los servicios de vídeo bajo demanda: Netflix, Disney+, HBO Max, Amazon Prime Video...

Diego Sánchez de la Cruz

Los grupos parlamentarios de PSOE y Podemos, sustento legislativo del gobierno que preside Pedro Sánchez, han incluido en la tramitación del nuevo impuesto a la banca y las eléctricas la enésima ayuda al cine español. Para ser precisos, socialistas y comunistas han elevado el tope de deducción fiscal aplicable a las producciones cinematográficas y las series audiovisuales que se desarrollan en nuestro país.

El Congreso de los Diputados no debatió sobre esta cuestión, sino que centró su análisis en el nuevo gravamen aplicable a las entidades financieras y las compañías eléctricas, de modo que el grueso de la conversación giró en torno a este controvertido y polémico tributo, que ha recibido fuertes críticas por parte de la oposición, así como por los servicios de estudios más prestigiosos de nuestro país.

Por cada euro que recaude el impuesto bancario, el crédito al sector privado bajará en diecisiete

Sin embargo, en medio del encendido debate que ha provocado la enésima subida fiscal del gobierno, PSOE y Podemos han introducido un cambio en las deducciones que se pueden aplicar las empresas que invierten en el sector del entretenimiento audiovisual. Hasta ahora, el tope permitido era de 10 millones de euros por proyecto.

En cambio, el nuevo marco de deducciones permitirá deducirse el 30% del primer millón invertido y el 25% de las inyecciones adicionales. En la práctica, esto significa que una producción de 80 millones pasará de beneficiarse de un descuento fiscal de 10 millones a un incentivo de hasta 20 millones, duplicando de esta forma las ventajas tributarias de las que goza el sector.

Un planteamiento incoherente

La medida habría generado discrepancias internas en el seno del gobierno de coalición, puesto que el sector audiovisual tiene claro que las empresas más beneficiadas serán las grandes plataformas de vídeo bajo demanda, caso de Netflix, Amazon Prime Video, Disney+, Apple TV o HBO. Dichas compañías están en el radar de Hacienda por sus estrategias fiscales. Desde el fisco se considera que parte importante de las ganancias que estas empresas canalizan a países como Luxemburgo, Suecia, Holanda o Irlanda deberían tributar en España.

El fiasco del bono cultural de "los 400 pavos" del Gobierno: los jóvenes ya revenden los productos en Wallapop

Sin embargo, el ministerio de Economía ha insistido en incluir esta medida en la tramitación del nuevo impuesto a la banca y las eléctricas, puesto que el departamento que dirige Nadia Calviño considera importante la mejora de las deducciones para atraer más inversión y beneficiar a un sector históricamente ligado a la izquierda política.

Es importante recalcar que esta no es la primera vez que Calviño diseña un régimen fiscal "a la carta" para un determinado sector y, por este camino, genera una asimetría tributaria totalmente incoherente con la apuesta general de un gobierno centrado en subir los impuestos. El caso más notable sería el de la Ley de Start Ups, que codifica numerosas ventajas fiscales para este tipo de empresas, en franco contraste con los reiterados aumentos impositivos que enfrenta el resto del tejido productivo.

A continuación