Play

El Gobierno crea jubilados de primera y de segunda con su ataque a los planes privados

La previsión social está en la encrucijada, y más desde que Escrivá ha tenido que reconocer que ampliará el periodo de cálculo de la jubilación.

Luis F. Quintero

El Gobierno tensa la cuerda de la previsión social. Cuanto más repiten los ministros que la jubilación está garantizada, más dudas surgen al respecto y es que la pirámide demográfica en nuestro país y la estructura de nuestro mercado laboral, amén de las generosas pensiones que cobran nuestros jubilados dibujan un escenario insostenible en el medio plazo y abiertamente quebrado en el largo.

La sostenibilidad de las pensiones públicas a priori sólo pasan por una mengua cada vez mayor de la tasa de sustitución, es decir, el importe de la pensión respecto al último sueldo cobrado. En España somos campeones, con un 80% de pensión respecto del último salario, cuando la media en los países comparables es del 50%.

Esta situación invita a pensar que el regulador tiene incentivos suficientes como para tratar de promocionar el ahorro privado y la inversión de cara al momento de la jubilación, para que los trabajadores actuales puedan mantener el poder adquisitivo de cara al momento en el que dejarán de percibir rentas del trabajo, pero lo cierto es que el Gobierno de Pedro Sánchez ha propuesto un planteamiento arriesgado, promocionar un producto en detrimento del otro, en lugar de permitir la coexistencia. Así ha limitado notablemente las aportaciones a los planes de pensiones privados, reduciendo enormemente el peso de estos productos para la jubilación, desde los 8.000 euros que permitían hace un par de años a los 1.500 euros anuales de ahora. Y por el otro, promocionando los planes de pensiones de empresa que, de momento, su desarrollo normativo no se ha desarrollado y son pocas las empresas, generalmente grandes empresas, que tienen en marcha planes de este tipo.

En cualquier caso, estas ineficiencias son cubiertas de manera óptima por el mercado que pone a disposición de los ahorradores alternativas para tratar de evitar que el momento de la jubilación también lo sea de caída de poder adquisitivo.

En este sentido, Libertad Digital con el impulso de Ibercaja Pensión han puesto en marcha un diálogo entre especialistas para destacar las mejores alternativas al ahorro privado de cara al momento de la jubilación. En el desayuno han participado especialistas como José Carlos Vizárraga, director general de Ibercaja Pensión, Vicente Varó, director de contenidos de Finect y Javier Santacruz, economista y profesor de IEB.

El propio José Carlos Vizárraga, de Ibercaja Pensión, analizando la estrategia del Ejecutivo con respecto a los productos de ahorro para la jubilación, castigando a los planes individuales de pensiones frente a los planes de empresa, lo que ha hecho el Gobierno es generar una gran desigualdad: "Presumiendo de igualdad lo que ha hecho el regulador ha sido generar una desigualdad terrible, si no estás en una gran empresa con un plan de pensiones de empresa no tienes incentivos fiscales", señalaba. En el mismo sentido se pronunciaban los otros invitados. El propio Vicente Varó, destacaba las salidas que se han registarado en 2021 de los planes de pensiones privados, frente a otras estrategias como los seguros Unit Linked o PIAS.

Para Vizárraga lo óptimo hubiera sido permitir la desgravación fiscal sin límite de aportaciones y promocionar de esta manera el ahorro para la jubilación, algo que eliminaría presión sobre el sistema público.

El problema de la discriminación que se ha producido, traducido a cifras lo daba Vicente Varó, de Finect, quien recordaba que el Gobierno ha beneficiado a 1,9 millones de personas que tienen planes de empresa frente al os 7,6 millones que tiene planes de pensiones privados. Por este motivo, Vizárraga se lamentaba: "Lo que hay que hacer es animarlo y están haciendo lo contrario, desincentivarlo".

Por su parte, Javier Santacruz de IEB, recordaba que, dado el escaso desarrollo que se le ha dado a los famosos planes de pensiones de empresas por parte del Ejecutivo, "tenemos muy pocas compañías que puedan tener este tipo de planes y estamos alargando esta desigualdad." Por otro lado, lamentaba que el Estado, finalmente, "no va a querer reconocer que nov a a tener capacidad para seguir pagando" pensiones públicas como las actuales.

En este punto, Santacruz recordaba que un compromiso adquirido por el legislador fue precisamente el comunicar a los contribuyentes un cálculo de su futura pensión, dependiendo de lo que ganen en cada momento y de lo que aporten en concepto de cotización. Sin embargo, el Gobierno no da esa transparencia. "La mejor medicina de todas sería decirle a la gente la verdad, y lo que le va a quedar de pensión. Eso haría que se disparase la inversión en planes de pensiones y productos de inversión".

Alternativas

Identificado el problema, lo bueno que tiene un mercado libre, es que pone encima de la mesa soluciones a los problemas que generan los legisladores. Pues bien, Ibercaja Pensión propone un itinerario claro para optimizar los ahorros de los clientes de cara al momento de la jubilación: "Nuestro siumulador no ha cambiado nada. Seguimos viendo una gran posibilidad en los seguros de ahorro que empiezan a tener tipos de interés interesantes y esto lo completamos con fondos de inversión". Además, reconoce que sigue siendo interesante mantener plan de pensiones por la ventaja fiscal, pero como un elemento más en el mix que debe tener cualquier consumidor que quiera mantener poder adquisitivo a su jubilación.

Precisamente Varó también destacó el buen desempeño de los fondos, que, aunque en general han pasado un 2022 de capa caída han captado 12.500 millones de euros de entradas. Los seguros de ahorro, las rentas vitalicias o incluso las hipotecas inversas como alternativa de liquidez son otras opciones que puso encima de la mesa Santacruz.

Qué pasará en 2023

Aunque ninguno decía tener una bola de cristal, Vizárraga señaló que desde su equipo de análisis señalan que 2023 no será tan malo como 2022 y, en cualquier caso, "los clientes tienen que pensar en que tienen que hacer los deberes y construirse un patrimonio, empezar ya, hacerlo con aportaciones periódicas y dejándose asesorar. Hay productos en el mercado que le van a permitir llegar al objetivo".

Vicente Varó y Santacruz coincidían en que es muy necesario un buen asesoramiento que, incluso a aquellos que ya se encuentran en el momento de la jubilación pueden darle buenas ideas para poder liquidar, por ejemplo, el patrimonio inmobiliario que tienen y que puede permitirles mejorar su retiro.

A continuación