El PSOE prepara una campaña para convencer a la gente de lo bueno que es comerse las sobras

En plena crisis de inflación, Sánchez cree prioritario concienciar a la población sobre el desperdicio de alimentos.

Carlos Cuesta

El PSOE ha decidido lanzar una campaña de supuesta sensibilización. Una centrada en explicar a la población lo bueno que es no dejarse nada en el plato y comerse las sobras. Lo hace cuando su Gobierno acumula una subida de precios sobre la espalda de los ciudadanos de un 12,6% desde que Pedro Sánchez es presidente. Y cuando España se ha convertido ya en la gran economía con mayor pérdida de poder adquisitivo.

El partido en el Gobierno considera que deben realizarse de inmediato "actividades de sensibilización y campañas de comunicación, sobre la importancia de un consumo de alimentos más responsable, con el fin de crear hábitos alimentarios más saludables, para evitar el desperdicio alimentario".

La frase ha sido plasmada en un documento del partido de Pedro Sánchez. ¿Y cuánto han subido los precios desde que Pedro Sánchez es presidente del Gobierno? Desde junio de 2018 y hasta octubre de 2022 la subida acumulada es de 12,6 puntos porcentuales. ¿Y quiénes son los trabajadores que más poder adquisitivo han perdido en todo el mundo industrializado? España es el segundo país de la OCDE donde los salarios han sufrido una mayor pérdida de poder de compra, según el estudio publicado el pasado mes de septiembre por esta organización internacional. Sólo en Grecia reciben un mayor golpe los asalariados y, ello, sin tener en cuenta las 54 subidas de impuestos que han agujereado los bolsillos de los españoles. Puesto que Grecia es una economía pequeña en términos relativos, eso sitúa a España en cabeza absoluta de las grandes economías del mundo industrial en pérdida de poder adquisitivo.

Y el mismo partido que ha conseguido acumular esas marcas es el que ahora asegura que "el desperdicio de alimentos tiene consecuencias económicas, sociales, ambientales y éticas" y que es necesario "regular y concienciar": "Regular el uso preferente de los alimentos para el consumo humano y su donación para los bancos de alimentos, y concienciar al conjunto de la sociedad para evitar la pérdida de alimentos y su despilfarro".

El PSOE, de hecho, no se da por aludido de sus logros ni en su propio documento: "La realidad supone que, a cierre del año 2020, 3 de cada 4 hogares españoles tira alimentos y bebidas a la basura. Y, más concretamente, que el 75,3 % de los hogares tira productos tal y como los compraron, sin haber sufrido ningún tipo de elaboración por parte del hogar".

Traducido: que si hay problemas ahora para llegar a fin de mes, por lo visto, es por culpa del derroche de la población.

Sánchez remata a la industria alimentaria en plena crisis: "Están en riesgo 25.000 empleos"

"Podemos destacar entre los datos de 2021 y 2020 que el desperdicio de alimentos en los hogares de España disminuyó un 8,6%", pero siguió acumulando "un volumen total (millones de kilos) de 1.245,86", señalan los socialistas.

Es más, "el año 2021, con la vuelta a la normalidad, conllevó una reducción en la compra de alimentos y bebidas para el hogar del 7,2%. Lógicamente, esto se tradujo en un aumento del consumo fuera de casa, con un incremento del 10,4%, produciéndose un menor desperdicio total a pesar de un mayor consumo fuera de casa, de un 1,8%".

Y en vista de todo ello, los socialistas de Sánchez creen que ha llegado el momento de "realizar actividades de sensibilización y campañas de comunicación" similares a la emprendida en mayo de 2021 bajo el lema "Aquí no se tira nada", con la que se pretendía "promover entre la ciudadanía un consumo responsable y reducir el desperdicio de alimentos. Reducir el desperdicio alimentario debe ser un objetivo ético para el conjunto de la sociedad".

Y hay que reconocer que, entre el saqueo fiscal y la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, debe ser el único objetivo que el PSOE puede acabar consiguiendo.

Naciones Unidas y la Agenda 2030 aparecen en el argumentario socialista de este objetivo centrado, básicamente, en comerse las sobras: "El 29 de septiembre de 2020, se estableció por primera vez, por parte de la ONU, el Día internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos" y es que es necesario, según el partido de Sánchez, "evitar el desperdicio alimentario y conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, que se marca como meta reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en el mundo en el año 2030".

A continuación