El rapapolvo de la AIREF al Gobierno: "Es agotador, es un diálogo de besugos"

La Airef lamenta la falta de diálogo con el Ejecutivo. Advierte de que la indisciplina fiscal amenaza con llevar la deuda al 140% del PIB en 2040.

Leticia Vaquero

La AIREF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) alerta de que las previsiones del Gobierno son poco realistas y el Programa de Estabilidad 2022-2025 "debería ser más explícito". Durante la rueda de prensa el organismo en la que han participado su presidenta Cristina Herrero y los encargados de análisis presupuestario y económico, han avisado de que el que Plan enviado a la Comisión Europea el pasado 29 de abril tiene "graves deficiencias" porque, a pesar del papel fundamental que el Gobierno le da en el crecimiento, no detalla el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

el-presidente-del-gobierno-pedro-sanchez.jpgEl inverosímil plan de Sánchez enviado a Bruselas

La Directora de la división de análisis económico de la Airef, Esther Gordo, ha dicho tajante que ante un "contexto económico tan complejo" debería ofrecerse más información sobre "los supuestos e hipótesis del Gobierno para incorporarlo en sus escenarios". Ha hecho hincapié en que el Programa de Estabilidad apenas tiene información sobre el impacto del plan. "Solo dicen que es un elemento vital y que tendrá más impacto a partir del segundo trimestre de 2022 pero añaden muy poca información".

Alerta sobre la deuda

Tampoco detalla las medidas para contener la deuda. La cual, avisa el organismo, va a incrementarse notablemente a partir de 2025 si no se reduce el déficit estructural del 4%. Sin un plan serio de ajuste fiscal, si no incrementan notablemente los ingresos y se reduce el gasto, la Airef pronostica una deuda por encima del 140% en 2040. "Desde luego muy lejos del objetivo de medio plazo que se señala en el Programa de Estabilidad que es de un 0,4%", destacaba la presidenta de la Airef. Esto mantendrá a España en una situación "vulnerable ante un endurecimiento de la política monetaria", adelanta la AIReF, que habla de "margen ficticio" en el gasto.

Según los datos aportados, la pandemia ha agravado el desequilibrio estructural de las cuentas públicas en 8.000 millones de euros. Fuentes del organismo insisten en que ni los datos fiscales ni los macroeconómicos cuadran con el programa de estabilidad diseñado por el gobierno y enviado a Bruselas hace dos semanas. De ahí que Cristina Herrero, haya insistido en que ellos tienen que dar "datos alternativos en ausencia de los datos oficiales".

También ha hecho una serie de recomendaciones al Gobierno. Una de ellas es la del diseño de una estrategia fiscal a medio plazo. "Es necesario diseñar sendas realistas, creíbles y tienen que cumplirse porque sino llegaríamos a un desprestigio de los marcos nacional y europeo como el que asistimos en este momento", denunciaba la presidenta. Se trata de una petición que la Airef, como bien ha querido remarcar, lleva haciendo desde el año 2020. Y apelando a la rigurosidad, ha pedido "autodisciplina" al Gobierno para que le obligue a "establecer unas referencias más ajustadas a la realidad económica del momento".

Escenario de incertidumbre

La presidenta ha llegado a tildar de "agotador" el diálogo que mantienen con las Administraciones Públicas, sobre todo ante la insistencia de la Airef en la necesidad de crear una estrategia fiscal a medio plazo. El Ejecutivo siempre se escuda en que con esta incertidumbre no puede hacer planificaciones, pero según Cristina Herrero, "la incertidumbre puede ser que no se vaya nunca, y puede que estemos toda la vida sin planificar", le afeaba a un Gobierno que según ha explicado siempre que le hacen llegar sus recomendaciones acaba con la misma respuesta: "no es el momento". Lo que lo convierte en un "diálogo de besugos", según sus propias palabras.

Durante la presentación de su informe sobre la actualización del Programa de Estabilidad 2022-2025 en el que analiza las previsiones macroeconómicas y el escenario fiscal del Gobierno, la Airef también ha llevado su previsión sobre la inflación al 6,5% en 2022, tres décimas por encima de lo que estimó el mes pasado y con un nivel de concreción mucho mayor al que demostró Calviño, que en su última actualización del cuadro macro no efectuó previsión alguna sobre este dato, más allá de señalar que estará en el entorno del 2% en 2023. Esther Gordo, la directora de la división de Análisis Económico de la Airef, ha explicado que de momento no se han observado efectos de segunda vuelta, lo que, con suerte, permitiría contener la inflación a partir del próximo año. Considera que el grado de holgura en el merado de trabajo es elevado y de momento, los salarios registran "crecimientos moderados"

Además, ha insistido en que el aumento del precio de la energía no es el causante de la elevada subida de precios y ha recordado la inflación subyacente sigue estando muy alta.

A continuación