Patronal y sindicatos rompen la negociación salarial con la inflación en máximos

Los empresarios alegan que también están sufriendo la inflación y que el establecimiento de cláusulas de revisión salarial puede dispararla aún más.

Libre Mercado

Los sindicatos y la patronal dieron por concluidas ayer jueves las negociaciones para el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). El motivo se encuentra en la "diferencia insalvable" con la cláusula de revisión salarial, que los representantes de los trabajadores consideraban que no era negociable.

Esta ruptura se traduce, según confirman los sindicatos, en que los agentes sociales no volverán a sentarse a la mesa hasta el año que viene para tratar las subidas salariales. Así, CCOO ha atacado a los empresarios alegando que están "frenando el desarrollo de la negociación colectiva" e incluso ha amenazado con un aumento de la "conflictividad laboral", mientras que UGT ha señalado que seguirán las reuniones para tratar otros temas que aún quedan por negociar.

Este desencuentro con los empresarios y la llamada a la conflictividad se produce al mismo tiempo que los sindicatos mayoritarios han evitado movilizarse por la subida de la energía o los retrasos en los pago de los ERTE. Todo ello, mientras el Gobierno dispara las subvenciones dirigidas a estas organizaciones.

alvarez-sordo-03-2022.jpgEl Gobierno vuelve a disparar las subvenciones a los sindicatos

La exigencia de los sindicatos pasaba por una subida salarial del 3,5% para este año, además de cláusulas de revisión salarial ante una inflación más elevada. En abril, el IPC se situó en el 8,4%.

"Las organizaciones empresariales mantienen su postura de no contemplar en un acuerdo general dicha cláusula de revisión, por lo que las partes han dado por cerrada la mesa de negociación para este año", ha informado CCOO en un comunicado.

Por su parte, la CEOE ha manifestado que "las posiciones siguen muy alejadas entre las partes", por lo que el acuerdo "no parece posible en estos momentos". Si el pacto entre la patronal y los sindicatos resulta imposible, los empresarios formularán "un documento propio de recomendaciones para la negociación colectiva" en empresas y sectores.

Miedo a los efectos de segunda vuelta

La CEOE ha mostrado desde el comienzo de la negociación su rechazo a incorporar cláusulas de revisión salarial, ya que consideran que la inflación también estaba afectando a las empresas y a sus márgenes. Asimismo, la patronal ha indicado que una revisión al alza de los sueldos muy elevada podría desembocar en efectos de segunda vuelta. Esto es, que una gran subida salarial puede contribuir a potenciar aún más la inflación volviéndola más difícil de controlar, lo que se conoce como espiral inflacionista.

La propuesta concreta de la CEOE consistía en una subida salarial del 8% repartida entre 2022 y 2024, pero que excluía la citada cláusula de revisión salarial. Así, el calendario quedaría en un alza del 3,5% para 2022, del 2,5% para 2023 y del 2% para 2024, en línea con la moderación de la inflación que se espera para los próximos ejercicios.

Por otro lado, a pesar de que la negociación de los salarios depende de los agentes sociales, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, acusó a muchas empresas de generar "beneficios suculentos" y las instó a ser "corresponsables" con la actual situación.

CCOO amenaza con "conflictividad laboral"

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha manifestado este jueves que prevé un "incremento sustancial de la conflictividad laboral" si las organizaciones empresariales no aceptan cláusulas de revisión salarial para "evitar que los salarios pierdan poder adquisitivo".

"Vamos a emplazar de forma continua a subidas salariales y a cláusulas de revisión y de garantía salarial para evitar que los salarios pierdan poder adquisitivo en este año y en los dos que vienen", ha remarcado el sindicalista.

El secretario general ha resaltado que si los precios se moderan en la parte final del año, porque se reducen los precios de la energía, no puede pasar "que esos beneficios se los apropie el empresariado de este país", sino que "se tienen que distribuir a través de los salarios. No vamos a permanecer impasibles ante ese escenario", avisa.

A continuación