Los datos tumban el alarmismo sobre la variable ómicron: el caso de Madrid

Por ejemplo, en Madrid, el riesgo de hospitalización es un 80% menor y el "pico" de contagios se alcanzó ya la pasada semana.

Diego Sánchez de la Cruz

La pandemia del coronavirus sigue su curso, pero con cifras de letalidad mucho más bajas. Pese a la propagación de la variable Ómicron, lo cierto es que los datos de regiones como Madrid ponen de manifiesto que lo peor ha pasado ya. No en vano, aunque la comunidad autónoma gobernada por Isabel Díaz Ayuso se ha desmarcado como uno de los territorios con menos restricciones sanitarias de todo el mundo desarrollado, sus cifras muestran que hoy se registra menos mortalidad, menos presión hospitalaria, menos riesgo de que la propagación siga al alza y menos peligro asociado al contagio.

1. La mortalidad, un 9,4% por debajo de lo normal.

Para referirnos a la situación general, fijémonos en las proyecciones del Sistema MoMo, que vigila la mortalidad y permite detectar episodios de exceso de mortalidad. Considerando las cuatro últimas semanas, desde el 22 de noviembre (inicio de la semana 47 de 2021), se han registrado un total de 2.965 decesos, frente a 3.274 que proyecta el modelo en base a ejercicios anteriores, lo que supone que la mortalidad está un 9,4% por debajo de lo esperado, o lo que es lo mismo, que en vez de haber exceso de mortalidad se han dado 309 fallecimientos menos de lo habitual, sin sobrepasar ni un solo día el límite superior esperado por el sistema.

omicron-madrid-1.png

2. Las hospitalizaciones e ingresos UCI, inferiores a cualquier otra ola.

Los datos generales de hospitalizaciones e ingresos UCI denotan que la llamada "sexta ola" está generando mucha menos presión sobre el sistema hospitalario madrileño que las cinco olas de contagios anteriores. La pendiente creciente en el número de ingresos muestra que el ciclo de infecciones está siendo menos intenso y de menor duración.

omicron-madrid-6.png

Si desglosamos los datos para expresar la tendencia en promedio de ingresos diarios, vemos que las cifras son claramente mejores en esta "sexta ola".

omicron-madrid-4.png
omicron-madrid-5.png
omicron-madrid-3.png
omicron-madrid-2.png

3. La tendencia muestra que ya se ha alcanzado el "pico".

De hecho, si estudiamos la cifra diaria de positivos por coronavirus y la expresamos en media móvil a siete días, podemos ver que la tendencia alcista que se observó desde el 10 de diciembre se ha suavizado ya, tras alcanzar el "pico" de infectados en torno al 23 de diciembre. Se repite, pues, lo ocurrido en diciembre de 2020, cuando buena parte de los contagios de invierno se dieron precisamente 2-3 semanas antes de Navidad, coincidiendo con el puente de la Constitución, de modo que los datos previos a las fechas navideñas no fueron los mejores, pero la pendiente observada durante el mes de enero fue claramente descendiente.

omicron-madrid-7.png

4. Una variable menos virulenta.

Los estudios disponibles referidos a la gravedad de la variable Ómicron muestran que el riesgo de hospitalización es mucho menor. En Escocia, se sitúa un 60% por debajo de las anteriores cepas, mientras que en Inglaterra la horquilla oscila entre un 50% y un 70% menos de gravedad. Para Sudáfrica, origen de la variable Ómicron, se estima que el riesgo de hospitalización es un 65% más bajo, a pesar de que la vacunación avanza con más lentitud que en las islas británicas. Además, los datos para Nueva York hablan de un riesgo un 80% menor, un porcentaje que coincide con los datos preliminares para la Comunidad de Madrid que expone Antonio Zapatero, viceconsejero de Sanidad, en el siguiente vídeo:

A continuación