Sigue el desplome: las madres nacidas en España tienen un 65% menos hijos que en los 70

El tamaño de las cohortes de jóvenes nos indica que en la próxima década la cosa irá, si acaso, a peor.

D. Soriano

El Covid-19 no ha ayudado a la natalidad. Y eso que algunos hicieron bromas, al inicio de la pandemia, sobre el hecho de que tantas semanas encerrados podían disparar los nacimientos. Algunos quizás pensaron que para muchas parejas jóvenes esto sería como esos apagones que la leyenda urbana asegura que ayudan a impulsar al alza los embarazos: mucho tiempo en casa, poco que hacer, sin demasiadas alternativas de ocio... y llega un momento en el que te pones manos a la obra.

Pues no. Se ha quedado en un chiste facilón. Porque, de hecho, lo que está ocurriendo es lo contrario. En los meses que llevamos de 2021, los nacimientos han caído respecto al año anterior (y mucho más, todavía, respecto a las cifras de 2019 o a las que había un lustro antes, en 2016). Como informábamos el pasado viernes, en Libertad Digital, "el año de la pandemia, el 2020, murieron 493.776 personas en España, casi un 18% más que en 2019; y nacieron 341.315 bebés, que confirmaron la tendencia de descenso de la natalidad (otro 5,35 % de caída)".

Pero estas cifras, que siempre son interesantes, son todavía peores si las ponemos en perspectiva y las comparamos ya no con las de estos últimos años, sino con las que tenían las madres y abuelas de los actuales españoles. Como siempre, junto a las cifras del INE, usaremos las que publica en sus redes sociales la Fundación Renacimiento Demográfico de Alejandro Macarrón.

Los datos que nos ofrecen son los siguientes:

  • Total de nacimientos en 2020 - 341.315
  • De madre española - 264.128
  • De madre nacida en España - 244.686 (este desglose es pertinente para hacer una comparación realista entre poblaciones y generaciones equiparables, si queremos hablar de las diferencias entre abuelas-madres-hijas; hay que tener en cuenta que, sobre todo entre los inmigrantes sudamericanos, hay muchas mujeres no nacidas en España con doble nacionalidad)
parejabebeempujancarritomismoparquemadrid.jpgLas muertes subieron un 18% en 2020 y los nacimientos se hundieron aún más

Incluso si no sabemos nada de demografía, intuimos que este número es bajo porque es lo que llevamos escuchando años. Y porque un descenso en una cifra que sabemos que ya era muy mala... llama la atención. Pero probablemente no sepamos cómo de mala es en realidad. Por eso, es interesante mirarla con cierta perspectiva histórica.

Una puntualización antes de ponernos con las cifras: es verdad que no hay tantos datos de cuántas madres extranjeras había en España hace unas décadas. Pero podemos suponer sin temor a equivocarnos demasiado que eran muy pocas: un colectivo con poco impacto en las estadísticas. Por eso, comparamos las cifras de nacimientos hasta el año 2000 con las actuales. Y, además, en los últimos años sí separaremos madres nacidas y no nacidas en España, para ver la magnitud de la caída entre poblaciones comparables.

  • 1939 - Nacieron 419.800 niños. Es una fecha que a Macarrón le gusta destacar, porque es muy interesante desde un punto de vista demográfico: un año en el que terminaba el desastre de la Guerra Civil, lleno de privaciones económicas, con muchos padres y madres separados por el conflicto... Pues bien, incluso así, nacieron de madre española un 42% más niños que en 2020. Y eso que la población entonces ascendía a 25,5 millones frente a los 47,5 millones del pasado año: 86% más de población y 42% menos de nacimientos.
  • 1964 - Fue el año del récord, con casi 700.000 nacimientos. Desde aquel pico, el descenso en el número de nacimientos totales es superior al 50% (y eso que en 1964 vivían en España 31,5 millones de personas). Entre madres nacidas en España la reducción de nacimientos es del 65%.
  • 1976 - Primer año tras la muerte de Franco. Nacieron en España 677.456 niños según las cifras de Renacimiento Demográfico. La población ya alcanzaba los 36 millones. El pasado año, los nacimientos de madres nacidas en España supusieron el 36% de aquella cifra. Es decir, tenemos poco más de un tercio de los niños que tenían nuestras madres a finales de los 70. Y eso que las cohortes de 1970-1980 son más numerosas que las de sus madres de finales de los 40: o, lo que es lo mismo, en la década de los 70 había menos mujeres jóvenes en la edad más habitual para tener hijos (entre 25 y 40 años) que entre 2000-2020. Pero con menos jóvenes, había más nacimientos.
  • 1995 - Últimos años antes del boom de la emigración. A partir de aquí, el número de nacimientos comienza a mostrar patrones diferentes si miramos a madres españolas - madres españolas nacidas en España - madres de otra nacionalidad. En aquel momento vivían en España 39,7 millones de personas. Y no era un año especialmente boyante ni desde el punto de vista económico ni para la natalidad: desde comienzos de los 80 se había desplomado el número de hijos en nuestro país. Además, podemos suponer que algunos de los nacimientos (aunque todavía pocos) eran de las primeras madres inmigrantes. También es un año interesante para la comparación porque a mediados de los noventa estaban naciendo las mujeres españolas que ahora están en la veintena, el relevo, las que deberían comenzar a tener hijos en los próximos años (las que en otras épocas ya habrían empezado a tenerlos). Pues bien, en aquel 1995 nacieron en España 363.449 niños, un 6% más que el total de 2020. Pero si miramos las cifras de madres nacidas en España (esos algo más de 244.000 nacimientos que nos indica Renacimiento Demográfico el pasado año), el dato es demoledor: suponen un 33% de descenso respecto al dato de hace un cuarto de siglo.
fabrica-coches.jpgLa crisis demográfica que ya está aquí: cae un 30% el número de españoles de 20 a 40 años

Por último, el tamaño de las cohortes de jóvenes es interesante porque nos indica que la cosa irá, si acaso, a peor. Es verdad que si sumamos los datos de nacimientos, contando inmigración, puede parecer que la cosa no es tan grave (aunque lo es, en el sentido de que ni siquiera con la inmigración mantenemos las cifras de los noventa). Si miramos sólo hijos de madres nacidas en España, lo que observamos es un desplome no tiene ninguna pinta de detenerse: a partir de 2010 comenzaron a llegar a la edad madura los hijos/as nacidos a finales de los 80 y comienzos de los 90. Pero entonces había llegado el invierno demográfico y esas cohortes tenían muchos menos hijos por mujer que sus madres.

Lo que queremos decir es algo evidente desde un punto de vista matemático, pero que cuando miramos la estadística de hijos por mujer no siempre es valorado: no es lo mismo que una cohorte con 5 millones de veinteañeras tenga 1,2 hijos por mujer a que los tenga una cohorte de 2 millones. Sí, el dato de hijos por mujer puede ser igual, pero los nacimientos no lo serán. Hasta mediados de la década de 2010, el hundimiento de la natalidad en España ha estado maquillado por lo ocurrido en los 60-70: había muchas mujeres que podían tener descendencia. Los españoles tenían menos hijos por mujer, pero todavía estaban siendo padres las últimas cohortes del baby-boom. A partir de ahora, lo normal es que la tendencia se agudice: los que tienen que cambiar esa dinámica son pocos, así que para revertir los datos tendrían que tener muchos más hijos. Ningún indicador apunta a que eso pueda llegar a ocurrir.

A continuación