La ITV introduce una nueva prueba para todos los vehículos matriculados a partir de 2011

EL OBD consiste en verificar todos los sensores del automóvil que sirven para que los talleres detecten las averías del coche.

Patricia Malagón

En 2018 se aprobó el conocido OBD, On Board Diagnostic o diagnóstico de abordo en español, para las pruebas que deben pasar los vehículos cuando acuden a la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Sin embargo, aunque lleva ya más de tres años aprobado, esta novedosa prueba no se ha comenzado a aplicar hasta hace unos meses.

Para quien no lo conozca, este control consiste en verificar todos los sensores del automóvil que sirven para que los talleres detecten las averías del coche. Generalmente, cuando se lleva el coche al taller a pasar una revisión o a hacer cualquier mantenimiento, los mecánicos conectan una especie de Tablet al coche que les permite conocer el estado de todos los sensores y así comprobar las diferentes averías que puede tener el vehículo. Sin embargo, el OBD que aplica la ITV se centra, sobre todo, en los límites de emisiones y en la comprobación de los mismos.

De esta manera, cuando se realice la inspección, los técnicos utilizarán esta nueva herramienta para detectar los fallos del vehículo, pero se focalizarán especialmente en recabar de una manera más fidedigna los datos sobre las emisiones de gases contaminantes que expulsa el coche.

Sin embargo, la ITV sabe que este OBD no es apto para todos los vehículos, ya que aquellos más antiguos carecen del sistema necesario para poder realizar si quiera el diagnóstico. Por tanto, los coches que deben pasar este nuevo control son aquellos que fueron matriculados a partir del 1 enero de 2011. Así, los más antiguos no tendrán que pasar por esta nueva revisión, que se realiza en pocos minutos.

En caso de tener un vehículo y no superar la prueba OBD, la ITV no se pasará y el coche quedará como "no apto" hasta que no se realicen los cambios necesarios para poder recibir la luz verde que permite seguir circulando por la vía pública. Insistimos en que solo se deben preocupar por el OBD aquellos que tengan un coche matriculado de 2011 en adelante.

A continuación