Un ciberataque amenaza con dejar sin reservas a la cervercera Damm

La incidencia puede provocar un problema de abastecimiento a muy corto plazo si no se soluciona el problema.

LM/Agencias

Una incidencia informática que ha provocado la práctica paralización de la planta que Damm tiene en El Prat de Llobregat (Barcelona), amenaza con dejar sin reservas a la cervercera de manera casi inminente si no se soluciona el problema, han señalado a EFE fuentes conocedoras de las operaciones.

La compañía no ha detallado, de momento, cuándo se resolverá el problema, objetivo al que está destinando todos sus esfuerzos, y ha asegurado que el suministro de cerveza "está garantizado", como mínimo, durante todo el fin de semana.

"Estamos trabajando a tope para resolver la incidencia. No estamos preocupados por el stock", ha asegurado a EFE un portavoz de la empresa, que ha señalado que, de momento, mantienen con normalidad algunas actividades como el envase de barriles.

La empresa ha recomendado a sus empleados que continúen trabajando este viernes desde casa y sin conexión al wifi de la empresa, tras el problema informático, que sufrió entre la noche del martes y la mañana del miércoles.

La incidencia informática ha provocado la práctica paralización de la planta en El Prat de Llobregat, donde se fabrica el cien por cien de la cerveza de la compañía, y también afecta, aunque en mucha menor medida, a otras fábricas del grupo.

Las fuentes conocedoras de las operaciones han señalado a EFE que la incidencia puede provocar un problema de abastecimiento a muy corto plazo si no se soluciona el problema, porque en las últimas horas se ha duplicado la demanda de cerveza por parte de clientes como bares y restaurantes, y a algunos ya no se les puede servir.

La compañía asegura que Damm cuenta con 500 distribuidores en España y que, por tanto, dispone de "un gran pulmón" para hacer frente a la demanda de su producto. "Estamos tranquilos", ha apuntado.

En una comunicación interna a la que tuvo acceso EFE, la empresa informó el pasado miércoles a los empleados de que había sufrido un "ciberataque que restringe el acceso al sistema operativo de la compañía, con afectación a todas la sociedades y centros de trabajo del grupo", aunque no ha confirmado que se trate de un virus.

A continuación