Los clientes de Bankia estarán unas horas sin transferencias ni Bizum por la fusión con CaixaBank

Los usuarios que tengan tarjetas Bankia no tendrán que cambiarla por una de CaixaBank hasta su caducidad natural.

Libre Mercado

Ya hace más de un año que dos de los bancos más grandes en España se fusionaban. CaixaBank y Bankia formarían un solo ente. Tras estar meses viendo como sería la fusión ya tenemos fecha para el final: será este mismo viernes 12 de noviembre. Se espera que el lunes esta transición haya finalizado y que el mismo día 15 ya estén operando como un único banco.

Culminado el ajuste de personal derivado de la fusión, la integración tecnológica era otro de los grandes hitos de este proceso de integración, puesto que supone "unir bajo un único sistema toda la información comercial y todos los canales operativos de las entidades", remarca CaixaBank en un comunicado.

Lo que sigue igual

En cuanto esté completada, no habrá diferencias en la oferta comercial y en la capacidad operativa, de forma que todas las oficinas de la entidad ofrecerán el mismo catálogo de productos y servicios, y trabajarán con la misma plataforma tecnológica. Asimismo, todos los clientes de la entidad, independientemente de que su banco de origen sea CaixaBank o Bankia, contarán con la misma oferta de servicios y operarán a través de los mismos canales digitales: la web de CaixaBank (www.caixabank.es) y las aplicaciones móviles CaixaBankNow e Imagin.

En créditos hipotecarios, préstamos personales, depósitos y pólizas de seguros firmados con Bankia se mantienen las mismas condiciones hasta el vencimiento del producto.

La entidad aclara que "no será necesario" cambiar las tarjetas con imagen de Bankia, que se mantendrán operativas hasta la fecha de caducidad indicada en la propia tarjeta, ni tampoco cambiar las libretas.

Lo que cambia

Respecto a los números de cuenta, cambian y desaparece el IBAN correspondiente a Bankia, pero el cliente no tendrá que hacer ninguna gestión sobre los productos vinculados a su cuenta, como tarjetas o domiciliaciones de ingresos o pagos, ya que las cuentas cambiarán automáticamente de estar referenciados de un número a otro, sin necesidad de hacer ninguna gestión especial.

Por otra parte, los clientes vinculados de Bankia pasan a beneficiarse del programa Día a día de CaixaBank, que ofrece de forma gratuita la operativa y los servicios más habituales, aunque la entidad recuerda que para ello se deben "cumplir unos requisitos básicos de vinculación": tener domiciliados los ingresos y tres recibos o hacer tres pagos con tarjeta de crédito al trimestre.

Asimismo, la operativa de canales digitales quedará transferida a los canales de CaixaBank, de forma que al culminar la integración los clientes de origen Bankia podrán gestionar sus productos y realizar sus operaciones a través de CaixaBankNow o de imagin.

Ni Bizum ni banca digital en unas horas

Mientras se prolongue el proceso de integración, se dará alguna interrupción temporal de los servicios de banca digital para los clientes procedentes de Bankia, quienes solo podrán consultar sus productos y saldos, pero no realizar operaciones, como transferencias.

Igualmente, el servicio de Bizum que tenga origen o destino a un usuario de Bankia dejará de estar operativo durante unas horas durante el fin de semana.

"Durante unas horas los usuarios no podrán ver en su cuenta actualizado el saldo tras las extracciones de efectivo o los pagos con tarjeta de débito", recuerda la entidad. En el caso de los clientes que ya provenían de CaixaBank, no se prevén afectaciones.

Con la fusión, CaixaBank se afianza como el mayor banco del mercado español, al sumar 21 millones de clientes y la mayor red comercial en España y Portugal, con más de 6.000 oficinas, más de 15.000 cajeros automáticos y un porcentaje de clientes digitales del 71,4%.

A continuación