Autónomos "en pánico" y supermercados en alerta por el desabastecimiento y la energía

El 40% de la facturación anual del pequeño comercio se realiza entre noviembre y diciembre.

Libre Mercado

Gran incertidumbre en el mundo empresarial. El precio de la energía no para de subir y las materias primas empiezan a escasear, algo que afecta directamente a la cadena de suministro mundial. España está siendo una economía especialmente afectada por su dependencia energética y de materias primas. Esto hace que suenen las alarmas

Los autónomos, en "pánico"

La organización de autónomos UPTA señaló el.pasado viernes que "se ha desatado el pánico" en el colectivo ante las previsiones de desabastecimiento de los próximos meses, pues casi el 40% de la facturación anual del pequeño comercio se realiza entre noviembre y diciembre.

El comunicado que han realizado indican que el encarecimiento de los costes del transporte marítimo han subido un 300%, además de la falta de materiales y componentes básicos, esto parece el cóctel perfecto para desestabilizar por completo el comercio minorista.

Esto, inevitablemente hará subir los precios de sus propios productos, cosa que modificará las previsiones y pronósticos que tenían de las ventas de final de año en todos los sectores. Según UPTA, en tan solo los tres últimos meses han perdido a más de 3.000 pequeños establecimientos.

Los supermercados

Por otro lado, la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicio y Supermercados (ASEDAS), ha alertado de que la subida de la energía puede comprometer la sostenibilidad del sector en los próximos meses, según ha informado en un comunicado.

Ignacio García, director de Asedas, advertía: "Si los precios están sometidos a subidas y bajadas que no pueden regularse mediante contratos, podemos tener un problema muy serio para lograr ser eficientes y competitivos en un sector con los márgenes tan bajos como el nuestro".

El sector alimentario es fundamental para todos los ciudadanos, algo que no puede detenerse al igual que el sector ocio, y en el mismo comunicado, Ignacio García aseguraba: "Debemos asegurar la cadena del frío y porque no podemos cerrar nuestras tiendas que distribuyen alimentos a los consumidores, de modo que no es posible adaptar nuestro funcionamiento al coste de la energía".

A continuación