La letra pequeña del bono del alquiler del Gobierno: el 38% de los beneficiarios pagará más IRPF

Estiman que el 38% de los beneficiarios tendrían que asumir un gasto fiscal por recibir esta ayuda

Patricia Malagón

El Gobierno anunció hace unas semanas la creación de un bono de alquiler de 250 euros mensuales para los jóvenes menores de 35 años que ganaran menos de 23.725 euros al mes. Una medida que tiene un doble rasero, como ya ocurrió con el cheque-alquiler que creó José Luis Rodríguez Zapatero. Y es que, tal y como ha anunciado Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, un 38% de los beneficiarios del cheque verán aumentar su factura fiscal en el IRPF.

En total, de los 70.000 jóvenes que podrían recibir este bono, 26.500 tendrían que tributar más en el IRPF debido a recibir esta ayuda en forma de bono de alquiler. Y es que, tal y como explican estos expertos, la ley del IRPF exige la presentación de la declaración cuando un contribuyente recibe ayudas públicas que superen los 1.000 euros anuales. En este caso, sería un bono total de 3.000 euros anuales.

Desde Gestha también añaden que recibir esta ayuda también obliga a sus beneficiarios a presentar la declaración de la renta aunque no se lleguen a los 22.000 euros anuales, o más de 14.000 si se tienen dos pagadores. Por tanto, esta es la letra pequeña del bono que podría hacer que el 38% de los beneficiarios tuvieran consecuencias negativas en su factura fiscal.

Según la estimación, el 62% no tendría repercusiones negativas en su factura fiscal del IRPF por los bajos salarios que tienen. Sin embargo, el otro 38% sí tendrían que afrontar un posible gasto fiscal, que variaría en función del salario total anual que perciban, al cual deben sumarle este bono estatal de 3.000 euros anuales.

Es más, en el ejemplo que da el Gestha, quienes tengan un salario de 15.579 euros netos al año y reciban el bono tendrán que devolver 848,7 euros. Es decir, que la ayuda final sería de 2.151,3 euros. O lo que es lo mismo, de 179,2 euros al mes. Esto se debe a que su base liquidable pasaría de los 7.017 euros a los 10.017 euros. Para evitar esto, desde el sindicato aseguran que pedirán a Hacienda que esta ayuda sea exenta de tributación, ya que por el contrario tendría esta cara letra pequeña.

A continuación