Qué es un consejero independiente y cómo ayuda a las organizaciones en la era de la transformación digital

El asesor independiente puede jugar un rol muy importante en la toma de decisiones de una empresa.

Libertad Digital

El principal rasgo de ser un consejero independiente es, valga la redundancia, la independencia que este tiene a la hora de aconsejar o asesorar a los órganos de gobierno o consejos directivos de las compañías. En el periódico El Economista hay una muy buena definición que explica cómo este miembro independiente de un Consejo de Administración, debe desempeñar sus funciones sin verse condicionado por relación alguna con el equipo gestor ni con los accionistas de control de la sociedad. De este modo, la misión fundamental de los consejeros independientes es defender los intereses de todos los accionistas y son esenciales en el marco de un buen gobierno corporativo.

Dentro de la gran figura de consejero asesor hay otras más específicas, como el consejero dominical, que es quien forma parte del consejo de administración o junta directiva por su condición de accionista de la sociedad, o bien por detentar una participación superior al 5% del capital. Pueden formar parte del consejo de forma directa o a través de un representante. Una junta directiva es un grupo elegido de personas para representar a los accionistas y se rige por responsabilidades legales. Si una empresa planea salir a bolsa, entonces está legalmente obligada a establecer una junta directiva formal. El equipo ejecutivo o la junta directiva selecciona a sus asesores, un grupo de expertos, que suelen constituirse en un consejo asesor, para proporcionar asistencia técnica a la empresa. Los consejeros dominicales pueden desarrollar una función clave, en determinadas sociedades cotizadas, en beneficio del buen gobierno y del interés de los accionistas.

Por su parte, el advisory board, es el término que se utiliza para definir un cuerpo corporativo inserto en el seno de una compañía, que, aunque supeditado al órgano de administración de la misma, asiste a las organizaciones en materias mayoritariamente relativas a Recursos Humanos, Logística & Organización, Marketing y Finanzas. Estas funciones, tienen como objetivo final avalar las prácticas de una empresa, contrarrestando en la medida de lo posible aquellas incertidumbres que pudieran rodear el negocio en cuestión.

El asesor independiente o consejero de empresa, tanto para directivos en una empresa como dentro un consejo o advisory board, juega un rol muy relevante en el proceso de la toma de decisiones. En primer lugar nos dan un punto de vista independiente, ajeno al día a día de la empresa y con una visión de conjunto, algo extremadamente valioso, sobre todo si éste viene enriquecido por una amplia experiencia en empresas similares o con conocimiento profundo de los problemas que aquejan a tus clientes. Por otro lado, nos puede ofrecer muchísima experiencia, tanto en cuanto al lanzamiento de compañías similares como sobre la realidad de una industria o particular, con conocimiento al respecto de cómo funcionan las cosas en el sector, quienes son los clientes importantes, las reglas no escritas.

¿Por qué las empresas necesitan asesores digitales?

Vivimos tiempos cambiantes. La digitalización o llamada transformación digital nos lleva sobre todo a un cambio en la forma de hacer las cosas, lo que nos obliga a aprender cosas nuevas todos los días. Por ello hoy es tan importante la figura del asesor digital, asesor en transformación digital e incluso asesor en marketing digital, teniendo en cuenta la magnitud transectorial que estos temas han tomado en el mundo de los negocios.

Entre un gran abanico de funciones, un asesor de marketing digital puede aportar en la automatización de procesos internos y externos para captación y gestión de clientes, formar a clientes y equipos internos, realizar reportes y auditorias de marketing digital, diseñar estrategias, productos, servicios y procesos digitales, tanto internos como para clientes.

Debido a la aceleración digital las áreas de un consejero independiente o asesor digital van mucho más allá del marketing, para abordar grandes áreas de conocimiento que comprenden desde transformación digital impulsada a la adopción de las tecnologías y modelos de gobernanza para implementarla.

Un asesor digital es un guía clave que nos ayudará a incorporar las tecnologías y herramientas digitales a todos aquellos procesos donde intervengan personas, organizaciones, productos o servicios. Por lo tanto su impacto es transversal a toda la organización, su relación con los negocios, los mercados, otras empresas, consumidores y los ciudadanos, lo que impacta en la mejora de nuestra actividad diaria y en el ahorro de costes y tiempos, la mejora en la transmisión de información, mejora en el procesado y síntesis de la información, y en último término mejora en la toma de decisiones para pasar a la acción.

Ventas, finanzas, recursos humanos, clientes, proveedores, y todos ellos están impactados por la transformación digital de una u otra manera por la adopción de estas las nuevas herramientas que transformar la realidad de sus empresas, con el objetivo de mejorar la productividad y competitividad de las mismas, y a su vez permitirnos ser más innovadores conectando con nuevos campos que anteriormente no estaban a nuestro alcance.

Por último, y no menos importante, hoy en día, disponer de figuras como asesores digitales independientes con mucha visibilidad y credibilidad en el ámbito digital puede aportar a la retención y captación del talento, disminuyendo fricciones o problemas de desconfianzas en la adquisición de potenciales candidatos en esta áreas. También en descubrir y retener el talento interno.

A continuación