La tomadura de pelo de la reforma laboral: Yolanda Díaz dice ahora que "no se puede derogar técnicamente"

Yolanda Díaz y Nadia Calviño cambian de versión sobre la derogación de la reforma laboral que tiene en vilo a los empresarios.

Libre Mercado

Donde dije digo, digo Diego. Yolanda Díaz da un paso atrás con la reforma laboral, o eso intenta aparentar. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo aseguró ayer miércoles en La Sexta que "técnicamente" no se puede derogar la reforma laboral, por lo que la comunista se estaría retractando de la lista infinitita de declaraciones que ha hecho desde que lidera la cartera de Trabajo, y en las que afirmaba lo contrario.

"¿Técnicamente se puede derogar la reforma laboral del Partido Popular? No, porque fue una reforma expansiva que afectó a más de 20 preceptos del Estatuto de los Trabajadores, a varios reales decretos y directivas", respondió la comunista. Díaz hacía estas declaraciones un día después del vago comunicado del Ejecutivo en el que se expresaba el compromiso "con la derogación de la reforma laboral en los términos del acuerdo de coalición y del Plan de Recuperación" enviado a la Comisión Europea. Es decir, en el que el Gobierno acordaba llevar a cabo lo acordado, valga la redundancia.

calvino-diaz-sanchez.jpg¿Gana Díaz o Calviño? El Gobierno sigue jugando al despiste sobre la reforma laboral

Hasta el momento, Podemos y Díaz habían defendido que el Gobierno debía "derogar" la reforma laboral del PP, sin matices. Ahora, la gallega califica a la derogación de "fetiche político" y sorprende a todos señalando que "técnicamente" no se puede poner fin íntegramente a la norma. Entonces, ¿qué se supone que ha estado proponiendo Díaz en estos últimos años?

Y es que sólo con consultar la hemeroteca es fácil dejar en evidencia a Díaz, que no ha hecho otra cosa que dedicarse a promocionar su medida estrella de tumbar la totalidad de la reforma laboral del PP en aras de proteger a los maltratados trabajadores de los que dice preocuparse.

yolanda-diaz.jpg

No hay que irse muy lejos para percatarse del cambio de versión de Díaz. Por ejemplo, el día 23 de octubre, la ministra de Trabajo clausuraba el 12º Congreso Confederal de CCOO sacando pecho de que "vamos a derogar la reforma laboral pese a todas las resistencias, que las hay y son muchas". Y se hará "a pesar de todas aquellas personas que, estén donde estén, jamás han querido alterar el modelo de precariedad que ha impuesto la derecha unilateralmente en nuestro país" decía la líder comunista. Su cambio de relato es evidente.

TNAVP1XW_ihV-iZW3

No se tocará el despido

La ministra dice ahora que lo que va a hacer el Gobierno es cambiar "unas normas" del real decreto, pero también "hacer mucho más", porque la reforma será "muy ambiciosa" que hará "la España del futuro". Preguntada por si se va a aumentar la indemnización por despido improcedente en la norma tras la petición de algunos socios del Gobierno, como ERC o Más País, la vicepresidenta respondió que este punto no se va a abordar. "No vamos a tocar el despido. Es una reforma equilibrada", indicó. La propuesta de ERC o Más País es recuperar la compensación anterior, fijada en 45 días por año cotizado.

Como ya vaticinaba Domingo Soriano en Libre Mercado hace una semana, el Ejecutivo no va a tocar el coste del despido (33 días para los improcedentes), pero la clave va a estar en los convenios colectivos y en la ultraactividad, que daría más poder a los sindicatos. Lo que quiere Yolanda Diaz, precisamente, es devolver la ultraactividad a los convenios y establecer la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa. Es decir, que la empresa no pueda descolgarse del convenio cuando su situación económica lo requiera. En este aspecto parece que Yolanda Díaz se saldría con la suya.

sanchez-diaz-calvino-28102021-trujillo.jpgEl 'baile' PSOE-Podemos con la reforma laboral: dos años de tensión y teatro en el Gobierno

Calviño también se desdice

También ayer la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, declaró que "tenemos que hacer que el convenio colectivo fije un salario, pero dejando que el de empresa pueda dar flexibilidad". Este comentario podría interpretarse como que Calviño se alinea con Díaz y defiende ahora que los sindicatos sean los que decidan qué salarios debe pagar una empresa (que en la mayoría de los casos ni conocen), cuánto tienen que descansar sus trabajadores o cuántas horas tienen que trabajar. Si el convenio sectorial vuelve a primar sobre el de la empresa, la situación de real de las compañías no influiría en absoluto en la legislación laboral.

Así, una vez más, parece que Díaz, Calviño y Sánchez siguen tomando el pelo a trabajadores y empresarios jugando al despiste y diciendo una cosa y lo contrario en cuestión de días. Mientras tanto, las compañías están en vilo por saber qué van a hacer exactamente.

El Gobierno renuncia al límite del 15% de empleo temporal

Según han confirmado hoy a Efe fuentes de la mesa de diálogo social que se celebró también ayer, el Gobierno ha planteado que el límite a la temporalidad del 15% de la plantilla sea flexible y se pueda regular un porcentaje mayor en la negociación colectiva en algunos sectores. Esto supondría una cesión del Ejecutivo a una medida sobre la que CEOE se mostraba frontalmente en contra.

A continuación