Play

Rodríguez Braun desmonta "la leyenda negra antiliberal iberoamericana"

Defiende la Escuela de Salamanca en la la lección inaugural del nuevo curso académico de la Universidad de Francisco Marroquín.

Nuria Richart

El doctor en Economía hispano-argentino Carlos Rodriguez Braun ha sido el encargado de impartir la lección inaugural del nuevo curso académico de la Universidad de Francisco Marroquín en su campus de Madrid.

"El Bastiat moderno", como le presentaba el rector de esta Universidad, Gabriel Calzada, porque "nadie ha hecho tanto por la compresión y difusión de las ideas liberales", ha desmentido la "leyenda negra" que ve a España y a América como "lugares condenados al atraso por alguna razón étnica o racial, incapaces del progreso, de la democracia o de la paz". Un juicio "profundamente injusto" porque en ambos lados del Atlántico se hablaba antes de derechos humanos que en otros que ahora "dan lecciones a los demás". Braun se remontaba al "hito liberal" de las Cortes de León.

"España y América son dos casos de éxito", afirma el académico, a pesar del estereotipo.

"La primera y la más famosa es la idea de que la España que llegó a América, era un país pobre, atrasado, cruel y fanático, enemigo de la libertad, cuyos delirios tiránicos bloquearon la prosperidad por doquier y dejaron en América una pesada herencia colonial que al parecer la habría vacunado contra un progreso, que en cambio floreció al norte de México gracias al liberalismo inevitablemente anglosajón".

No fue así, despejaba Rodríguez Braun. Muchos liberales conocen esta oración de la Declaración de Independencia de EEUU, "all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness". En cambio, contaba Braun,

"estoy más seguro de que mucha gente ignora que dos siglos antes Cervantes escribió en El Quijote: "la libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre. Por la libertad, así como por la honra, se puede y se debe aventurar la vida y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres". Es la misma idea, comentaba el profesor, "la libertad es un don de Dios. Una noción profundamente liberal".

Sobre el debate entre liberalismo y religión decía que "se puede tener una lectura liberal de toda la tradición judeo cristiana", porque "si Dios está por encima de todas las cosas está también por encima del poder". No es causal, apuntaba, que "tantos mandamientos de los diez se dedican a defender la propiedad o a limitar el poder político".

Cervantes conocía el pensamiento económico y político de la Escuela de Salamanca, así como Thomas Jefferson o Adam Smith,

"las enseñanzas de los escolásticos españoles llegaron por otros autores de los Países Bajos hasta Escocia", ideas sobre poner límites al poder. Explica el economista, "para los escolásticos, los reyes no tenían el poder absoluto derivado de la autoridad divina, era al revés, la sociedad tenía el poder y el gobernante lo ejercía en merced a un consentimiento. que podía serle retirado si violaba la libertad de sus súbditos subiéndole los impuestos o envileciendo la moneda, otro impuesto".

En esta misma lección Rodríguez-Braun también advertía del peligro "en tiempos recientes", de que

"una de de las ramificaciones que ha tenido la crisis del comunismo ha sido el auge del nacionalismo más cerrado y más intervencionista. Entonces, empiezan a aparecer algunos autores que defienden la tradición, la historia latinoamericana no por liberal sino por antiliberal. Como si para defender a América Latina y para defender a España fuera necesario aplaudir a Franco o a Perón o a Fidel Castro".

La Universidad Francisco Marroquín arrancó su andadura a principios de los años 70 en Guatemala y desde hace unos años también tiene sede en Madrid. Su especialidad es "economía, la administración de empresas y la formación de empresarios". Decía Rodríguez Braun, "les inculca el aprecio por los valores que consolidan a una sociedad de mujeres y hombres libres y responsables".

A continuación