El caso práctico que demuestra que España puede ser el paraíso para la formación de pilotos de avión

Una escuela de vuelo de Burgos reúne a 230 estudiantes, la mayor parte de ellos extranjeros llegados desde los cuatro puntos cardinales.

C.Jordá

Cuando llego al pequeño Aeropuerto de Burgos me sorprende ver el parking medio lleno. Tampoco es que sea muy grande, pero unos 30 o 40 coches esperan a sus propietarios bajo el sol primaveral y el intenso viento. Puede que no sea mucho, pero sin duda es más de lo esperable para un aeródromo regional en tiempos de pandemia.

Del mismo modo, dentro de la terminal en lugar de los espacios vacíos y el silencio propios de tantos aeropuertos hay un ajetreo permanente de personas, la mayor parte jóvenes, que vienen y van y entran y salen de las pistas.

La razón que lo explica no son, obviamente, los vuelos comerciales que tanto se han reducido en estos tiempos, sino la presencia de un negocio que aparentemente también podría estar atravesando un momento nefasto, pero que resulta que se ha convertido en un inesperado ganador de la epidemia: una escuela de vuelo.

Se trata de Fly By, una empresa que entre 2019 y 2020 y pese la pandemia aumentó su facturación nada más y que nada menos que por encima del 50%: pasado de los 4,5 millones de euros a los 6,9. Una cifra que según me comenta su CEO Alex Álvarez, esperan volver a superar con creces en este 2021..

España, paraíso para la formación de pilotos

Y es que en este momento la escuela de Fly Blue tiene a 230 jóvenes formándose para ser pilotos, la cifra es elevada y llamativa, pero aún lo es más su procedencia: sólo el 20% de ellos son españoles y el 45% ni siquiera proceden de países de la Unión Europea. De hecho, entramos en un aula con un grupo de una docena de alumnos y la variedad de procedencias es asombrosa: Uganda, Eslovaquia, Marruecos, Irak, Tailandia…

¿Cómo es esto posible? Alex Álvarez nos explica que la primera razón es que la licencia europea que se logra al superar estos cursos es la más apreciada en todo el mundo; ya que permite volar prácticamente a y desde cualquier rincón del planeta, incluso por encima de la otorgada en EEUU.

escuela-pilotos-fly-by06.jpg
Un simulador que reproduce la cabina de un A320 | C.Jordá

Una vez que esto se ha establecido en buena medida como un estándar, resulta que los países del sur de la Unión Europea tiene una ventaja competitiva muy importante frente a los de otras latitudes: el clima, pues las horas de sol son las más adecuadas para muchos de los vuelos de formación. Y dentro de este club más reducido de países del sur, España tiene una geografía más adecuada que Italia y Grecia -hay más espacio entre montañas y durante la formación también se trata de evitar los vuelos sobre el mar- y ofrece menos taras burocráticas.

Un potencial a explorar

Así, desde la liberalización del sector de la formación aérea en España se ha generado un mercado muy interesante de centros capaces de formar pilotos comerciales, que tienen unas necesidades específicas que las que otorgan otros títulos de menor rango.

De hecho, en este momento nuestro país tiene "entre 15 y 20 escuelas que están formado pilotos", incluyendo algunas como BAA Ttrainnig o la finlandesa Patria que se han afincado en España recientemente, lo que es una prueba inmejorable del potencial que el sector puede tener.

No obstante, no todas las escuelas están tan enfocadas al cliente foráneo o logran atraer a tantos estudiantes extranjeros: las de grandes ciudades como Madrid o Barcelona lo suelen tener complicado porque es difícil ofrecer una solución completa y sencilla al estudiante que incluya el alojamiento y la manutención, en otros casos la gestión empresarial no aprovecha todas las oportunidades y a veces incluso porque la barrera del idioma -todos los cursos deben hacerse en inglés- no es fácilmente solucionable para todos.

Cómo es Fly By

Recorremos de la mano de Alex Álvarez las instalaciones de Fly By dentro del Aeropuerto de Burgos. Aulas que como decimos están tan llenas de estudiantes como de nacionalidades, grandes planos con los aeropuertos y sus zonas de influencia de buena parte del norte de España…

escuela-pilotos-fly-by02.jpg
Alumnos de Fly By e una de las aulas | C.Jordá

Hay un ir y venir continuo de alumnos y empleados -la empresa tiene ya 70 trabajadores entre sus dos sedes de Burgos y Soria- que transmita la sensación de una actividad constante, no frenética pero casi. Por los pasillos Álvarez saluda a algunos estudiantes, comenta con ellos qué tal va su curso y felicita a un chico muy joven que ha completado ese mismo día su primer vuelo en solitario.

Por las ventanas de algunas aulas y despachos se ven las pistas y en ellas algunas de las avionetas de la escuela, que ya tiene 21 aparatos y dos simuladores de vuelo. Estos están instalados en la antigua zona de carga del aeropuerto y también los visitamos e incluso los probamos, aunque mejor no les explico cómo acabó el intento de aterrizaje con un bimotor…

Con mucha mayor pericia, afortunadamente para él y para sus futuros pasajeros, uno de los estudiantes está practicando un vuelo sin visibilidad en el mayor de los dos simuladores, que reproduce la cabina de un A320, el avión más usado por la aviación comercial en todo el mundo.

¿Es fácil convertirse en piloto?

Álvarez nos va explicando algunos de los detalles del curso que imparten y curiosidades como que esa primera experiencia en solitario llega sólo tras veinte horas de vuelos con instructor.

"La parte de volar no es difícil", nos explica, para nuestra sorpresa resulta que "lo más complicado es la teoría, tienen que estudiar mucho" para aprobar los exámenes oficiales que se hacen cada mes.

escuela-pilotos-fly-by03.jpg
Mapas de navegación | C.Jordá

El curso para obtener la licencia dura unos 14 meses y cuesta la nada despreciable cantidad de 69.300 euros, pero en esa cifra se incluyen el alojamiento y la manutención durante todo el periodo lectivo, un servicio que es, obviamente, especialmente apreciado por los clientes foráneos y que la escuela proporciona a través acuerdos con colegios mayores de la ciudad.

Volando sobre Burgos

Para que no nos quede nada por conocer tenemos hasta nuestra propia lección de vuelo, en una pequeña avioneta de un motor. El experto instructor Javier Laborda nos llevó a la pista, nos mostró el estricto protocolo de comprobaciones y pruebas que se hace antes de volar y nos sacó a la pista de despegue.

escuela-pilotos-fly-by07.jpg
Un momento de nuestra lección de vuelo | C.Jordá

"Desde el primer vuelo mis alumnos llevan ellos el avión, así que despégalo tú" fue la frase lapidaria con la que se inició una experiencia en la que se mezclaron la sorpresa, el placer y, hay que reconocerlo, también el miedo. En un día ventoso la pequeña avioneta biplaza no era un prodigio de estabilidad, pero aún así durante una hora -los vuelos reales de aprendizaje son un poco más largos, aproximadamente hora y media- pudimos experimentar en primera persona algunas de las primeras dificultades a las que tienen que enfrentarse los futuros pilotos: el propio despegue, maniobras de giro, navegación visual manteniendo el rumbo y la altitud sin fijarse en los datos de los instrumentos del avión...

Pero sobre todo, pudimos experimentar la magia de esa cosa tan antinatural para el ser humano, pero al mismo tiempo tan ansiada, que es volar. Y más aún si en tu vuelo pasas sobre una ciudad tan especial como Burgos y puedes contemplar desde allí su maravillosa catedral.

escuela-pilotos-fly-by08.jpg
Burgos y su Catedral, vistos desde el aire | C.Jordá

¿Es el momento de convertirse en piloto?

Ya con los dos pies en tierra muchos de ustedes estarán preguntándose si en mitad de una pandemia que ha afectado tanto al turismo es el momento de formarse para ser piloto. Alex Álvarez lo tiene claro: sí.

Para empezar asegura que generalmente "los parones no son malos momentos para la formación", pero además aclara algo importante, aunque pueda parecer una obviedad: "Si te quieres formar para ser piloto no piensas en hoy sino en dentro de dos años".

Además se muestra convencido de que el sector de la aerolíneas se recuperará: "En cuanto se han relajado las restricciones en EEUU las reservas han subido en un 90%", nos dice, "Airbus y Boeing tienen carteras de pedidos para años" incluso a pesar de los que se han caído en el último año, argumenta como prueba de que habrá antes o después una reactivación.

Recuerda también que "en países como India y China cientos de millones de personas van a mejorar su nivel adquisitivo y van a tener que viajar por negocios o van a querer hacerlo por placer", así que "a nivel global necesidades de pilotos o mecánicos van a estar ahí". "No sé cuando contrataran más personal las aerolíneas, pero decir que no lo harán no es un hecho objetivo", concluye.

Desde luego, puede que no todo el mundo esté de acuerdo, pero al menos 230 jóvenes de todo el mundo que ahora mismo están en Burgos estudiando y volando sí comparten su opinión.

A continuación