Escrivá ofrecerá un cheque de hasta 12.000 euros por año a los que retrasen su jubilación

Convencer a los españoles para que retrasen voluntariamente su jubilación es una de las medidas de la reforma de pensiones de Escrivá.

Libre Mercado

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, va desvelando sus planes para la reforma de pensiones que tiene en marcha y, este lunes ha comparecido ante la Comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo para dar cuenta de ello.

El ministro ha explicado que esta reforma se abordará en dos etapas. El primer bloque se centrará en "el mecanismo para revalorización de las pensiones, las medidas para alinear la edad efectiva y la edad legal de jubilación, el avance del traspaso de gastos impropios y el desarrollo de un nuevo modelo de cotización para los trabajadores autónomos". Así, convencer a los españoles para que retrasen voluntariamente su jubilación y penalizar a los que no lo hagan, formará parte de las medidas de la reforma de pensiones de Escrivá.

El IPC del año anterior

Dentro de ese primer bloque, estaría el nuevo mecanismo permanente de revalorización que garantice el mantenimiento del poder adquisitivo. El ministro de Inclusión ha destacado que el planteamiento actual "es un mecanismo sencillo y fácil de comprender, basado en el IPC, y que sería evaluado cada cinco años por el propio Pacto de Toledo". En este aspecto, ha subrayado cómo el "diálogo social está enriqueciendo nuestros planteamientos", de forma que este mecanismo está concretándose en una fórmula "más sencilla, transparente y comprensible por todos".

El último planteamiento abordado con los interlocutores sociales, ha explicado el ministro, consiste en la revalorización con el IPC del año anterior. Además, ha explicado que "en el supuesto caso de inflación negativa —algo muy infrecuente— las pensiones no sufrirían ninguna merma, sino que quedarían inalteradas". Sería en los tres años siguientes con valores positivos cuando se compensaría esa diferencia, salvo para las pensiones mínimas, a las que no se les aplicaría esta compensación.

En segundo lugar, el ministro ha explicado que también se incluirán en el primer bloque de reformas varias medidas encaminadas para alinear la edad ordinaria y la edad efectiva de jubilación. En este sentido, Escrivá ha explicado a los parlamentarios que se está trabajando con los interlocutores sociales en cuatro ámbitos: la modificación de los coeficientes de la jubilación anticipada, los nuevos incentivos a la jubilación demorada, la modificación de la jubilación parcial y la reforma de las cláusulas convencionales de jubilación forzosa.

El ministro ha indicado que estas medidas van encaminadas a "incrementar la participación de las personas mayores en el mercado laboral, cuya tasa de actividad es mucho más baja que la de los países de nuestro entorno". Además, ha destacado que, "tal y como muestra la evidencia científica y la situación en otros países de nuestro entorno, un incremento de la tasa de actividad de los trabajadores mayores no perjudica a los jóvenes, sino que aumenta sus posibilidades de empleo".

Penalizaciones

Respecto a la modificación de los coeficientes reductores para penalizar la jubilación anticipada voluntaria, Escrivá ha destacado que se persiguen dos objetivos: "Incentivar la permanencia en el empleo y eliminar los elementos regresivos que tiene el sistema actual". Para cumplir el primer objetivo, el Ministerio de Inclusión plantea que los coeficientes reductores sean mensuales, en lugar de trimestrales como es ahora.

Los coeficientes se aplicarían sobre la cuantía de la pensión. La equiparación de los coeficientes reductores para la jubilación anticipada voluntaria para las pensiones teóricamente por encima de las máximas se hará de forma progresiva y en un periodo de seis años.

Cheque de hasta 12.000 euros por año

Se ofrecerían tres tipos de incentivos para retrasar la edad de jubilación, entre los que el trabajador podría elegir. La primera opción sería un porcentaje adicional de la pensión del 4% por cada año de demora; la segunda, un pago único (de hasta casi 11.000 euros por año de demora para las carreras inferiores a los 44 años y medio y de 12.000 euros para carreras que superen esa extensión) y una tercera que sería una combinación de ambas.

cheque-autonomos.jpg

En cuanto a la jubilación parcial, el planteamiento del Ministerio consiste en "flexibilizar su uso, a la vez que se corrige el abuso que se ha hecho de esta figura en algunos momentos". Escrivá ha explicado que ha planteado a los interlocutores sociales la posibilidad concentrar hasta el 60% de la jornada el primer año, con la posibilidad de que en algunas actividades que impliquen situaciones peligrosas o comprometan la seguridad de terceros se pueda acumular totalmente al inicio.

Finalmente, la última medida de este bloque trata sobre las cláusulas de jubilación forzosa establecidas por convenio colectivo. En este sentido, el ministro ha señalado que el planteamiento del Ministerio pasa por "proponer un modelo parecido al francés, que no aplica las cláusulas hasta los 68 años, con políticas activas para incentivar la permanencia". No obstante, para las cláusulas que se hubieran incluido en los convenios colectivos bajo la normativa actual, se pondría en marcha después de la finalización del convenio y existiría un periodo transitorio.

Cotizaciones de los autónomos

En el primer bloque también se incluirá la reforma del régimen de autónomos, "un trabajo que estamos haciendo conjuntamente con el Ministerio de Hacienda". Este nuevo sistema, que está en fase de diálogo con las principales asociaciones, se aplicaría a partir de 2022 con un periodo transitorio. El planteamiento del Ministerio parte de 13 tramos y supondrá una subida de la cuota de autónomos para muchos de ellos.

Cada trabajador autónomo podría elegir provisionalmente su base de cotización en función de previsiones de rendimientos, con la posibilidad de modificar su elección varias veces a lo largo del año.

Al margen de las medidas incluidas en el primer bloque, están la reforma de las bases máximas y la pensión máxima, la garantía de acceso de parejas de hecho a una pensión de viudedad, la derogación del actual factor de sostenibilidad y su sustitución por un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional, la adaptación del periodo de computo a las nuevas realidades del mercado laboral y el desarrollo de los sistemas de previsión social complementaria.

A continuación