Ábalos promete 100.000 viviendas con alquiler accesible en plena guerra con Podemos

Uno de los ejes del Plan de Vivienda se basa en la colaboración público-privada, para la creación de un fondo social de unas 56.000 viviendas.

Libre Mercado

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha anunciado este miércoles que el plan de vivienda para alquiler accesible contará con 100.000 inmuebles.

Así lo ha señalado durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, donde ha puesto de relieve que, gracias a los fondos europeos y al acuerdo con la Sareb, las viviendas del plan han pasado de 20.000 hasta las 100.000 actuales para "desarrollar un verdadero parque de vivienda público".

El titular del Ministerio ha señalado que estas actuaciones se encuentran entre las que está elaborando e impulsando su departamento para ayudar a las personas en el acceso a una vivienda "digna y asequible".

La estrategia con la que se afronta el problema de la vivienda está siendo uno de los principales focos de conflicto dentro del gobierno de coalición, siendo Unidas Podemos más proclive a una regulación férrea de los precios del alquiler, mientras que el sector socialista apuesta ahora por mecanismos de incentivos y subidas en el IBI a las viviendas vacías.

El plan del PSOE

En concreto, el plan de vivienda anunciado por Ábalos cuenta con dos ejes de trabajo. Uno basado en la acción directa del Ministerio para la creación de un parque público de vivienda social, que rondará las 44.000 viviendas en total.

Estas viviendas se dividen en 4.769 inmuebles financiados con el Plan Estatal de Vivienda en colaboración con las comunidades autónomas y ayuntamientos; en alrededor de 7.623 viviendas conveniadas con entidades locales en las zonas más tensionadas respecto a los precios de los arrendamientos; en 11.608 viviendas impulsadas por el Ministerio en colaboración con Sepes en suelos del Estado, y 20.000 viviendas más con cargo a los 1.000 millones de euros de los fondos de la UE.

Por otro lado, un segundo eje del Plan de Vivienda parte de una concertación con los agentes privados y se basa en la colaboración público-privada para la creación de un fondo social de unas 56.000 viviendas.

Este segundo eje se divide a su vez en tres líneas de trabajo. La primera se centra en el incremento del fondo social de vivienda actual acordado con las entidades financieras en un 10% más, por lo que alcanzará la cifra total de 11.000 viviendas.

Por otro lado, la colaboración con la Sareb permitirá la puesta a disposición de comunidades y ayuntamientos de otras 15.000 viviendas para alquiler social, de acuerdo con el protocolo que se firmó el pasado 17 de febrero.

Además, por último, la colaboración con entidades gestoras de vivienda en alquiler para la disposición de un porcentaje "significativo" de su parque de vivienda para el alquiler asequible y social podrá llegar hasta a 30.000 viviendas más.

Ábalos ha explicado que existe un "impulso decidido" para construir un parque público de vivienda para estimular la oferta. También ha destacado los trabajos para la elaboración de una Ley por el derecho a la vivienda para frenar las subidas abusivas en el alquiler, atender la situación de los más vulnerables y mejorar la colaboración entre las distintas administraciones.

A continuación