Un coche de 3.600 euros se convierte en el segundo eléctrico más vendido del mundo

Se trata de un mini coche de 2,9 metros de largo. Podría llegar a Europa.

Patricia Malagón

La moda low cost también ha llegado a los coches eléctricos y lo ha hecho cosechando un gran éxito en China. De hecho, la mejor prueba de ello la representa el Wuling Hong Guang Mini, un vehículo pensado para moverse por la ciudad creado por SAIC y General Motors. Lo más asombroso es su precio, ya que se puede comprar por tan solo 3.600 euros, o lo que es lo mismo, un 7,2% de lo que vale el Tesla Model 3 –actualmente se comercializa por 49.980 euros–. Además del precio, también llama la atención el gran volumen de ventas. En total, este vehículo de bajo coste consiguió vender 112.000 unidades durante la segunda mitad del 2020, mientras que el Model 3 de Tesla, que es el eléctrico más vendido del mundo, entrega 71.000 unidades anualmente.

En cuanto a las características del vehículo, se trata de un mini coche de 2,9 metros de largo pensado para poder circular por las concurridas ciudades asiáticas, donde el tráfico es alto y aparcar el coche se torna, a veces, en una tarea complicada. En el aspecto mecánico, tiene un motor de 27 CV que le permite llegar a los 100 km/h como velocidad máxima, por tanto, no se trata de un coche para poder ser utilizado en autovías. En cuanto a la batería, es de 13,8 kWh, lo cual le permite llegar a los 170 kilómetros de autonomía.

La gran acogida de este modelo por parte del público asiático ha hecho que SAIC y General Motors hayan redoblado su apuesta para poder 100 puntos de venta del vehículo por todo el territorio del gigante asiático. Por el momento, todas estas características han hecho del Wuling Hong Guang Mini el coche eléctrico más vendido de China superando al Tesla Model 3 y confirmando el importante nicho de mercado con el que cuentan los modelos low cost eléctricos.

Según la BBC, el segundo coche eléctrico más vendido del mundo podría llegar a Europa. Al parecer, sus creadores están trabajando con un fabricante de Letonia para poder adaptar las características del coche a la normativa europea. Lo que se desconoce es cuándo se podrá comprar en el Viejo Continente y a qué precio, que será superior al que tiene en China. Lo más parecido que hay en Europa en estos momentos es un coche eléctrico pequeño de Citroën que se vende por 6.900 euros, el doble que la versión china.

A continuación