Trabajo ignora la nueva oleada de ERTE sin cobrar: "No nos consta ningún impago"

"No lo tenemos contabilizado. No nos consta ningún impago en noviembre", asegura el número dos de Yolanda Díaz, pese a las quejas de los afectados.

Beatriz García

"No lo tenemos contabilizado. No nos consta ningún impago en noviembre". Así de convencido se mostraba el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, cuando Libre Mercado le ha preguntado por este asunto en la rueda de prensa que han celebrado este martes para analizar los desastrosos datos de paro y afiliación de diciembre.

Ayer lunes, en el primer día laborable del año 2021, la página web del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) estuvo varias horas sin funcionar, después de que interrumpiera su servicio el pasado 29 de diciembre para llevar a cabo "tareas de mantemiento" por la actualización del IPREM. Con sólo pinchar en el siguiente mensaje oficial del SEPE en Twitter, puede verse una tromba de comentarios que muestra el hartazgo de los afectados.

Este colapso en la plataforma que usan los ciudadanos para tramitar y cobrar las distintas prestaciones estatales desató una oleada de críticas por parte, sobre todo, de los afectados por los ERTE, que volvieron a denunciar que llevan sufriendo impagos en octubre y noviembre. Otra vez...

Aunque la desesperación de algunos afectados es total, sorprende que al Ejecutivo de Sánchez e Iglesias no le "conste".

Pérez Rey ha alargado la respuesta a la pregunta sobre las denuncias de los ciudadanos que no están cobrando el ERTE con una larga -y compleja- explicación. Lo que para los afectados por la herramienta laboral más utilizada de la pandemia supone un drama, que es no percibir la prestación que les corresponde, para el secretario de Estado de Empleo muestra "la enorme flexibilidad del mecanismo". En lugar de ERTE no cobrados a tiempo, prefiere llamarlo "una especie de decalaje en el pago de las prestaciones".

"El sistema de pago vinculado a los ERTE lleva dos fases. Una primera fase tiene que ver con la tramitación de las autoridades laborales, que hasta que no cuente con su aprobación, el ERTE no puede seguir su tramitación, y eso hace que el SEPE sea el último en entrar en la cadena con el pago de la prestación", señala.

Tampoco duda en trasladar la responsabilidad a las empresas que solicitan el ERTE. "Y luego, tenemos que tener en cuenta que el mecanismo de los ERTE tiene una enorme flexibilidad, que permite combinar periodos de inactividad dentro del propio ERTE: diariamente, semanalmente, por horas… que hace que muchas empresas comuniquen a mes vencido la totalización de qué periodos el trabajador los ha pasado trabajando o no. Cuando esto se produce, es cuando se arrastra una especie de decalaje en el pago de las prestaciones", señala el número dos de Yolanda Díaz.

Como ya publicó Libre Mercado, el pasado mes de octubre, los ERTE volvieron a saturar las oficinas del SEPE por la decisión del Gobierno de obligar a las empresas a volver a realizar todo el papeleo si querían beneficiarse de más exoneraciones a la Seguridad Social. En el SEPE no daban crédito a esta medida, que volvía a cargar a sus funcionarios y a las empresas con más trámites. "Muchos se han quedado sin cobrar", lamentaban entonces. Y así ha sido. Tal y como afirmaban los gestores administrativos a finales de diciembre, 300.000 personas estarían sin cobrar.

Según los últimos datos que ha publicado este martes la Seguridad Social, el número de personas en ERTE se situó en 755.000 a 31 de diciembre, una cifra que lleva dos meses al alza.

A continuación