Ayuso prepara una ley ómnibus para reducir trabas y favorecer la unidad de mercado

CEOE estima que la fragmentación regulatoria de las comunidades autónomas tiene un coste de 45.000 millones.

Diego Sánchez de la Cruz

La Comunidad de Madrid ha abierto el plazo de consulta pública del Anteproyecto de Ley de Mercado Abierto. La meta del gobierno de Isabel Díaz Ayuso es favorecer la aprobación a corto plazo de una norma con la que pretende avanzar hacia la unidad de mercado permitiendo el acceso y la operativa sin trabas a empresas y autónomos de cualquier otra región.

El plazo de consulta pública para la realización de aportaciones al anteproyecto se abrió el 29 de diciembre y expira el próximo 17 de enero. Sol pretende que este nuevo marco legislativo "ofrezca unos principios básicos para la libertad económica", entre ellos la no discriminación, la necesidad, la proporcionalidad y la eficacia".

Entre las "soluciones alternativas" que plantea la Comunidad de Madrid está el impulso de una "ley ómnibus", que está llamada a modificar todas aquellas leyes o reglamentos regionales que no sean compatibles con el principio de unidad de mercado. Dicho de otro modo: el gobierno de Díaz Ayuso se prepara para revisar y retirar cualquier tipo de traba que genere una distorsión adicional a las empresas y autónomos que deciden empezar a desarrollar su actividad en Madrid teniendo implantación previa en otras comunidades.

Igualmente interesante es la posibilidad de "impulsar procesos de integración normativa" con otras comunidades autónomas, de acuerdo a los criterios del Consejo para la Unidad de Mercado y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Se trataría de que Madrid y otras regiones diseñen normativas comunes, buscando el mínimo común denominador y las mejores prácticas en materia de regulación inteligente, para avanzar hacia la unidad de mercado "desde abajo".

No hay que olvidar que, de acuerdo con los planteamientos originales de la Ley de Unidad de Mercado que aprobó el gobierno de Mariano Rajoy, hubiera sido posible consolidar la integración del mercado nacional "desde arriba", en virtud al sistema de licencia única. Sin embargo, el Tribunal Constitucional tumbó este punto y dejó este reto en vía muerta, hasta que la Comunidad de Madrid ha decidido recuperarlo con un nuevo planteamiento.

"La actividad económica necesita un entorno institucional que permita incentivar la cultura emprendedora y abierta a todos los operadores económicos que, tanto en los mercados de bienes como de servicios, cumplen sus respectivas normativas en cualquier lugar del territorio nacional", afirma el gobierno madrileño en su comunicado sobre esta iniciativa.

En este sentido, Madrid reducirá los trámites administrativos mediante la simplificación de la burocracia, el incremento de la competencia y la apertura de la economía "a todos los que deseen ejercer su actividad en nuestro entorno socioeconómico con libertad y dinamismo". CEOE ha estimado, en este sentido, que un entorno de unidad de mercado añadiría 45.000 millones a la economía española.

A continuación