Airbnb dobla su cotización en un espectacular debut en Wall Street

La compañía alcanza una capitalización de 86.500 millones de dólares, más del doble de lo que preveía un día antes.

LM/Agencias

Airbnb protagonizó este jueves un arrollador estreno en Wall Street, con un primer día de cotización en el que el precio de sus acciones se dobló y que sitúa la valoración de la plataforma por encima de sus principales competidores y de las grandes cadenas de hoteles.

Los títulos de la compañía con sede en San Francisco (EE.UU.) cerraron su primera jornada en el Nasdaq de Nueva York con un precio de 144,71 dólares, un 112,8% más que los 68 dólares que se habían fijado de cara a su salida al mercado.

Airbnb alcanza así una capitalización de unos 86.500 millones de dólares, más del doble de lo que preveía un día antes, y que la coloca ligeramente por encima del gigante de las reservas hoteleras Booking.

También supera con mucho la capitalización de grandes compañías del sector hotelero como Marriott o Hilton, que tienen respectivamente un valor de mercado de 42.000 y 29.000 millones de dólares. Otros métodos de valoración sitúan el valor de la empresa por encima de los 100.000 millones de dólares.

Una recuperación meteórica

Se trata de una cifra con la que Airbnb apenas podría haber soñado hace sólo unos meses, cuando tras el estallido de la pandemia del coronavirus su valoración se situaba en apenas 18.000 millones de dólares durante una ronda de financiación privada.

La crisis sanitaria golpeó de lleno el negocio de la compañía, que actuó rápidamente despidiendo a una cuarta parte de los alrededor de 7.600 que tenía, buscando inyecciones financieras que le permitieran superar el bache y dejando de lado las operaciones al margen de su negocio central.

El consejero delegado de la firma, Brian Chesky, recordó este jueves en una entrevista con el canal CNBC que el negocio de Airbnb llegó a caer un 80% en abril y mayo.

Sin embargo, la empresa fue capaz de superar el parón y durante el tercer trimestre las reservas a través de la plataforma comenzaron a recuperarse, gracias sobre todo a las estancias de muchos estadounidenses en casas rurales cercanas a sus domicilios durante las vacaciones.

Así, tras ver cómo sus ingresos se desplomaban en la primera mitad del año, entre julio y septiembre Airbnb logró obtener unos beneficios de unos 219 millones de dólares a pesar de una fuerte caída de su facturación.

Hasta ahora, como ocurre con muchas tecnológicas de Silicon Valley antes de salir a bolsa, Airbnb nunca ha logrado cerrar un ejercicio completo con números positivos.

Entusiasmo de los inversores

Pese a ello, en las últimas semanas, durante la ronda de presentaciones a los inversores, ya quedó claro que el mercado tenía un interés muy fuerte en la oferta de la empresa, que inicialmente había situado el precio de sus acciones en un rango de entre 44 y 50 dólares.

El precio se elevó luego a entre 56 y 60 y finalmente hasta 68 dólares en la víspera de su debut bursátil.

El estreno de Airbnb en Wall Street era uno de los más esperados del año y ha confirmado el apetito de los inversores por las ofertas públicas de ventas (OPV), sobre todo en el ámbito tecnológico tras un gran año para ese sector.

Un día antes, también comenzó a cotizar con gran éxito la aplicación de reparto de comida a domicilio DoorDash, cuyas acciones se dispararon un 80% y situaron la valoración de la empresa en más de 68.000 millones de dólares.

Fundada en 2008, Airbnb ha logrado cambiar en buena medida el panorama de los alojamientos turísticos gracias a la idea de alojarse en casas ajenas, en lugar de en establecimientos pensados para las vacaciones.

A lo largo de los años ha mantenido numerosas batallas legales por su controvertido modelo de negocio, pero pese a ello ha conseguido implantarse en casi todo el mundo. Hoy en día, además de alquiler de casas y habitaciones ofrece la posibilidad de reservar estancias en establecimientos turísticos y distintos tipos de actividades vacacionales.

A continuación