El satélite extraviado costó 200 millones y no estaba asegurado

Pedro Duque pretendía que el proyecto ayudase a enfrentar "el reto del cambio climático", pero también a realizar "observaciones catastrales".

Diego Sánchez de la Cruz

El satélite español Ingenio, un proyecto desarrollado desde hace más de una docena de años, se ha perdido en el cielo. Ocho minutos después del despegue del cohete encargado de poner en órbita la misión, los técnicos encargados del lanzamiento detectaron una desviación en la trayectoria del satélite, que finalmente terminó en el extravío de Ingenio.

La misión despegó al filo de las 3 de la madrugada en España desde la base espacial de Kurú, ubicada en la Guayana Francesa. Poco después, el fiasco resultó evidente y los medios de comunicación empezaron a informar de lo sucedido a primera hora de la mañana. Se da la circunstancia de que el pasado verano ocurrió algo similar con un satélite de Emiratos Árabes Unidos que empleaba un cohete similar al elegido para el lanzamiento de Ingenio.

El satélite Ingenio ha sido definido como el mayor proyecto civil de la industria espacial española. La misión ha estado financiada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), entidad vinculada al Ministerio de Ciencia e Innovación. El titular del ramo, Pedro Duque, ha publicado un mensaje en su cuenta de Twitter en el que se ha mostrado "decepcionado" para después sacar pecho y afirmar que el proyecto Ingenio "ha permitido a la industria española desarrollar su capacidad para desarrollar sistemas espaciales completos".

La factura del "error humano"

Las informaciones publicadas durante las últimas 24 horas apuntan a que el coste aproximado de esta iniciativa se sitúa en el entorno de los 200 millones de euros. Según la Agencia Espacial Europea, el satélite no estaba asegurado, de modo que el dinero invertido no se recuperará, a pesar del fracasado lanzamiento de la misión.

Al parecer, de acuerdo con las primeras informaciones oficiales, el extravío del satélite se explicaría por un "error humano" cometido durante el proceso de ensamblaje del cohete de lanzamiento. La incorrecta instalación de los cables del sistema de control habría generado el fiasco, con la consecuente pérdida de Ingenio.

El gobierno tenía previsto desarrollar diversos proyectos de observación terrestre a través del satélite. En un comunicado, se describieron las capacidades del satélite recalcando que habría sido "especialmente útil para la elaboración de mapas de desastres naturales impredecibles, como inundaciones, incendios forestales y terremotos". El ministerio que encabeza Pedro Duque también apuntó que Ingenio estaba preparado para "ayudar a comprender el cambio climático, uno de los mayores retos a los que se enfrenta la humanidad".

A continuación