A partir del 1 enero los coches nuevos costarán 800 euros más de media

El problema para la industria automovilística es grave en un momento en el que las matriculaciones se han desplomado un 21%.

Patricia Malagón

A partir del 1 de enero de 2021 buena parte del parque automovilístico español puede registrar un incremento considerable de los precios debido a un cambio en el tramo impositivo. De hecho, el 50% de los vehículos verá disparar su precio debido al vencimiento de la moratoria concedida por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en septiembre de 2018. En aquella ocasión, se aplazó la entrada en vigor del nuevo protocolo de emisiones WLTP.

Esto repercute de manera directa en el Impuesto Especial de Determinados Medios de Transporte, más conocido como Impuesto de Matriculación. Para calcular el importe de este tributo, se miden las emisiones de CO2 que el coche expulsa y al aumentar entre un 20% y un 30% con la nueva prueba WLTP los precios subirán. Según recoge ABC, el impuesto incrementará, de media, su precio 800 euros. Así, el Seat León, que es el vehículo más vendido de España, con un precio sin impuestos de 17.347 euros, subiría su precio en 824 euros, en su versión con motor gasolina de 90CV. En otras versiones superaría los 1.100 euros.

El problema para la industria automovilística es grave en un momento en el que las matriculaciones se han desplomado un 21%, más del doble que en Francia y ocho veces más que en Alemania. Por el momento, el resto de países europeos que ya han aplicado la normativa WLTP lo que han hecho ha sido reformar la fiscalidad del impuesto para que no se disparen los precios de los vehículos.

La nueva normativa también afectará al número de coches exentos de pagar el Impuesto de Matriculación. Con la WLTP, entre un 10% y un 20% de los coches que hasta ahora no pagaban este tributo, pasarán a hacerlo desde el próximo 1 de enero, según la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam).

Según explican desde Terranéa Correduría de Seguros, "los modelos propulsados por diésel serán los más afectados con un incremento del 36% en las emisiones homologadas. Esto supone que se aumentan las emisiones de CO2 en 34 gramos por kilómetros. Los vehículos con motor de gasolina también verán cómo sus emisiones aumentan en un 30%, lo que se traduce en 36 gramos más de CO2 por kilómetro".

A continuación