Cambridge hunde a Sánchez: España es el país que peor ha gestionado la pandemia

España aparece en la cola de la lista elaborada por prestigiosa Universidad de Cambridge sobre la gestión del coronavirus.

Diego Sánchez de la Cruz

La Universidad de Cambridge acaba de editar su Informe Anual sobre Desarrollo Sostenible, en el que evalúa el progreso observado a nivel global en los distintos "objetivos del milenio" fijados por Naciones Unidas. Según los expertos del centro de educación superior británico, la pandemia de la covid-19 amenaza con elevar la pobreza en aquellos países menos desarrollados que se muestren incapaces de combatir de manera efectiva el patógeno originario de China.

Dentro del informe se incluye el Índice de Gestión de la covid-19, un ranking compuesto por cinco indicadores que mide el comportamiento de los distintos países de la OCDE ante la primera oleada de contagios derivada de la propagación del coronavirus. El informe subraya el resultado obtenido por Corea del Sur, que recibe 0,9 puntos sobre 1 y encabeza la tabla.

También encontramos en las primeras posiciones a Letonia (0,78), Australia (0,76), Lituania (0,75), Estonia (0,75), Japón (0,73), Eslovenia (0,72), Eslovaquia (0,72), Nueva Zelanda (0,71) o, compartiendo el décimo puesto, a Noruega (0,71) y Grecia (0,71). La zona media-alta de la tabla la completan Dinamarca (0,7), República Checa (0,7), Finlandia (0,69), Hungría (0,68), Austria (0,65), Israel y Luxemburgo (0,64) y Alemania y Suiza (0,63).

Por el contrario, España aparece a la cola de la lista, con una nota de 0,39 puntos. Compartimos los cinco últimos puestos de la tabla con Bélgica (0,4), Reino Unido (0,43), Francia (0,46) e Italia (0,49). De esta forma, la Universidad de Cambridge pone de manifiesto que la gestión de la pandemia ha sido la peor del mundo desarrollado.

covid-19-indice-gestion-universidad-cambridge.png

La tabla incluye cinco indicadores, entre los que se incluyen las muertes por millón de habitantes, la tasa de contagio, el grado de control de la epidemia, la capacidad mostrada para la reducción de los positivos y la reducción de la movilidad. En el primer punto vemos que se emplean las cifras oficiales del gobierno, de modo que se toma como referencia un dato de aproximadamente 28.000 fallecidos frente a las estimaciones independientes que dejan esta cifra en el entorno de los 50.000 decesos. En consecuencia, la calificación obtenida por España podría ser aún peor si se evaluasen indicadores comparables a nivel global como el exceso de mortalidad.

Por otro lado, la caída de la movilidad también ha sido mucho más acusada en nuestro país. Corea del Sur solo la redujo un 10%, mientras que Japón la recortó un 16%. En Alemania se ven tasas del 31%, mientras que en Estados Unidos se registra un 27%. Sin embargo, España experimentó un desplome del 60%, lo que confirma que las medidas adoptadas fueron mucho más drásticas y, a la vista de los demás resultados, menos efectivas.

El enfoque sueco, del que tanto se ha hablado, aparece en el puesto 22 de los 33 países de la OCDE que ha analizado la Universidad de Cambridge. Su nota es de 0,61 puntos, similar a la de Países Bajos, y su número de fallecidos es muy similar al del país neerlandés, a pesar de que la caída de la movilidad fue del 19% en el caso escandinavo y del 32% en el reino gobernado por Mark Rutte.

A continuación