Más medidas económicas del Gobierno por el coronavirus: las nuevas, las que amplía y las que terminan

El Ejecutivo está prorrogando medidas hasta septiembre y anunciado nuevas. Algunas han fracasado estrepitosamente.

Beatriz García

Enésimo Consejo de Ministros donde el Gobierno anuncia una batería de medidas económicas para intentar paliar la crisis del coronavirus. Sánchez comenzó su plan de choque económico antes incluso de declarar el estado de alarma —el pasado 14 marzo— y, desde entonces, ha aprobado una lista infinita de medidas. Muchas de las ayudas se están prorrogando hasta septiembre y algunas de ellas han fracasado estrepitosamente al no ser capaces de llegar a tiempo a todos los beneficiarios que calculaba el Ejecutivo.

Este martes, le ha tocado el turno a Pablo Iglesias y sus "medidas sociales". El vicepresidente del Gobierno ha participado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para dirigirse "a los compatriotas que más están sufriendo" por la debacle económica de la pandemia. El líder de Podemos ha anunciado los tres pilares de su "escudo social", que consisten en prorrogar por real decreto tres de las medidas que ya anunció Iglesias a finales de marzo. Son las siguientes:

  • Suministros gratis: se amplía hasta el 30 de septiembre el bono social de "consumidores vulnerables", a los que se les aplica un descuento directo en la factura, y se prohíbe, también hasta esa fecha, que las empresas eléctricas o de gas corten los suministros básicos a los propietarios de una vivienda habitual.
  • Moratoria para el pago de la hipoteca y los créditos al consumo: los ciudadanos "vulnerables" las podrán solicitar hasta el 29 de septiembre y tendrán una duración de tres meses. Según Iglesias, de la moratoria para el pago de la hipoteca se han beneficiado ya más de 200.000 personas (el 83% de las solicitudes) y de la moratoria sobre créditos al consumo, más de 360.000. A estas medidas hay que sumarle la paralización de los desahucios, que va a estar vigente "de momento" hasta el 2 de octubre de 2020. Cuando hace tres meses anunciaron la prohibición de desahuciar, compañías como la Agencia Negociadora del Alquiler ya advertían a este periódico de que había que tener cuidado porque podría suponer "una llamada al impago. Se está trasladando la imagen de que si no pagas, no te va a pasar nada", señalaba su presidente.
  • Alquileres: la prórroga de seis meses de los contratos de arrendamiento sobre vivienda habitual se podrá solicitar hasta el 30 de septiembre. Además, los arrendatarios vulnerables podrán solicitar hasta el 30 de septiembre, la moratoria, el aplazamiento o la condonación del pago de la renta si el dueño del piso es un gran tenedor de vivienda. En el caso de los propietarios particulares, el Gobierno también ha prolongado hasta el 30 de septiembre los microcréditos avalados por el Estado a través del ICO para inquilinos que no pudieran hacer frente a la renta y cuyos caseros fueran propietarios particulares (más del 85% de los casos). Está última medida ha sido puesta en entredicho, ya que se aprobó en marzo y ha tardado meses en estar disponible. Preguntados hoy por este asunto, ni Iglesias ni Ábalos, que también ha participado en la rueda de prensa, disponían de los datos de a cuántos arrendatarios habían llegado a día de hoy esos créditos.

Más medidas que llegan meses después

Otra de las medidas que llega con más retraso de toda la pandemia es el subsidio de las empleadas de hogar. El Gobierno decidió aprobar esta ayuda temporal en marzo para todas las trabajadoras domésticas que estuvieran dadas de alta en la Seguridad Social y hubieran sufrido alguna pérdida de ingresos por la covid-19, pero no ha sido hasta este mes de julio cuando el SEPE ha empezado a abonar las prestaciones. Casi 4 meses después. De esto no ha hablado Iglesias hoy, aunque en su día sí lo incluyó como una medida "social". No hay datos oficiales sobre cuántas empleadas de hogar han cobrado.

Medidas nuevas

Entre las medidas nuevas que ha aprobado hoy el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, está la prórroga de tres meses de la validez de los certificados de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) que caducasen entre el 21 de junio y el 31 de agosto. Además, el Gobierno destinará 1.000 millones de euros para compensar la caída de demanda de Renfe y se presta a ceder suelo público a coste cero para que las empresas privadas construyan viviendas de alquiler social.

La semana pasada también se aprobaron subvenciones a la compra de automóviles de todo tipo desde eléctricos a diésel y gasolina— que supondrán un coste de 250 millones para los bolsillos de los contribuyentes. De entre todas las novedades anunciadas en las últimas semanas, también destaca el fondo de 10.000 millones de euros que el Gobierno usará para entrar en el capital de empresas estratégicas.

Si hay una medida nueva por excelencia esa es el Ingreso Mínimo Vital (IMV). El pasado 26 de junio cobraron de oficio este subsidio 75.000 hogares y el Gobierno ha previsto que supere los 800.000 beneficiarios. El IMV tendrá un coste para las arcas públicas de 3.000 millones de euros. Este mes podremos saber a cuántos hogares consigue pagar a tiempo la Seguridad Social, ya que con los ERTE hubo retrasos notables.

Medidas que se prorrogan

Que los ERTE por el coronavirus continúen hasta septiembre es una de las medidas que más quebraderos de cabeza le ha causado al Gobierno. Eso sí, a partir de ahora, todos estos instrumentos laborales pagarán cotizaciones Sociales a la Seguridad Social dependiendo de si incorporan o no plantilla, tal y como determinó el Ejecutivo a finales de junio.

También, el Gobierno ampliará por encima de los 100.000 millones de euros iniciales los avales a través del ICO a los créditos bancarios de empresas que necesiten liquidez. Se aprobará una nueva línea de avales de 40.000 millones.

Medidas que no cambian: los impuestos

Los contribuyentes ya van a empezar a pagar este mes los intereses de demora por los aplazamientos tributarios que aprobó Hacienda en marzo. Esta medida permanece intacta desde mayo, cuando se hizo una ligera modificación. Fue en marzo cuando el Gobierno dio un plazo de 6 meses para aplazar los impuestos —no se condonaban— por lo que ya en septiembre empresas y autónomos tendrán que ajustar cuentas con el fisco.

A continuación