Cepsa crece en Marruecos con la compra a Madjaline del 40% en dos empresas dedicadas al negocio del asfalto

Cepsa asegura que Marruecos es un país "clave para la compañía por su cercanía a España".

LD/Agencias

Cepsa ha alcanzado un acuerdo con el grupo marroquí Madjaline Holding para adquirir un 40% de la participación en las empresas Sorexi y Bitulife, dedicadas a la producción y distribución de asfaltos y recubrimientos asfálticos para el sector de la construcción de carreteras y edificios en Marruecos, informó la compañía.

La petrolera controlada por el fondo soberano de Abu Dabi Mubadala y The Carlyle Group indicó que con esta operación "busca consolidar su posicionamiento como uno de los principales actores energéticos en Marruecos, donde opera desde hace 30 años, y continuar aportando su experiencia en el desarrollo y distribución de productos de alta
calidad adaptados a las necesidades de sus clientes".

Con esta alianza, Cepsa refuerza su presencia internacional en una región prioritaria, como es el Norte de África y, concretamente, en Marruecos, un país "clave para la compañía por su cercanía a España y su gran potencial de crecimiento", destacó. Marruecos tiene un consumo anual estimado de 380.000 toneladas de betún y España es el principal exportador de ese producto al país.

Las empresas que conforman Madjaline Holding cuentan con un gran conocimiento del mercado energético marroquí. En concreto, Sorexi, con más de 90 años de experiencia, tiene tres factorías con capacidad de producción y almacenaje en Casablanca, Nador y Agadir. Posee una flota de más de 30 camiones para entregar el betún directamente a los clientes.

Por su parte, Bitulife opera desde hace casi 20 años en el mercado de la producción y distribución de productos impermeabilizantes. Dispone de dos líneas de producción dedicadas a la impermeabilización de primera y segunda generación, para satisfacer las necesidades del mercado local y la exportación. Su capacidad de producción anual es de más de treinta millones de metros cuadrados. Sorexi y Bitulife pueden almacenar más de 45.000 toneladas de producto en total.

El director del área Comercial y Crecimiento Estratégico de Cepsa, Pierre-Yves Sachet, destacó que la adquisición de estas participaciones "es uno de los hitos más relevantes de este 2020" para el área comercial de la compañía.

Continuar desarrollando oportunidades

"Tras 30 años de operación en este país, que cuenta con un interesante potencial de crecimiento, hoy damos un nuevo paso para continuar ampliando nuestro negocio comercial y presencia internacional. Además, esperamos continuar desarrollando oportunidades junto a nuestro socio Madjaline Holding", añadió.

Por su parte, Aniss El Bied, fundador y director general de Majdaline Holding, valoró la voluntad de una empresa como Cepsa de incorporarse como socio, lo que muestra, "por un lado, el interés que genera nuestro país como centro de inversión industrial y, por otro, el atractivo de nuestro grupo, su profundo conocimiento de este mercado y su capacidad para alcanzar estándares internacionales en el sector".

Desde hace más de seis décadas, Cepsa desarrolla, fabrica y comercializa betunes y productos asfálticos. La compañía actualmente produce más de un millón de toneladas al año en sus refinerías La Rábida (Huelva) y Asesa (Tarragona), y las factorías de las que dispone en Alcalá de Henares (Madrid), Gijón (Asturias), Alcudia (Mallorca), Valencia, Tarragona y Matosinhos (Portugal). Dos tercios de esta producción se comercializan en el mercado exterior.

Desembarco en Marruecos

En octubre del año pasado, Cepsa desembarcó en Marruecos en el negocio de las estaciones de servicio con la inauguración de las primeras diez gasolineras ya operativas en el país, donde prevé alcanzar los 100 puntos de venta en los próximos cinco años.

El grupo daba así un nuevo paso en su expansión internacional, operando en este negocio en el país a través de una joint venture con Derhem Holding, en la que cada una participa al 50%.

El acuerdo, que contaba con una inversión prevista de 120 millones de euros, también incluía el desarrollo del negocio de ventas directas a otros operadores, clientes industriales y sector público, entre otros. Asimismo, estaba prevista la construcción de una terminal de almacenamiento en el puerto de Jorf Lasfar, uno de los principales del país.

A continuación