Más de la mitad de las empresas con ERTE prevé reducir empleo en 2021

El 41% de las empresas piensa adoptar el teletrabajo tras la experiencia provocada por la covid-19.

LD/Agencias

El 35,5% de las empresas españolas considera que disminuirá el empleo en 2021, mientras que en el caso de las empresas acogidas a un ERTE este porcentaje se eleva al 58,5%, más de la mitad, según la encuesta realizada por el Consejo General de Economistas de España (CGE) y el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial de España (COGITI), en colaboración de FAEDPYME, y que recoge la opinión de 2.400 empresas, despachos profesionales de economistas y de graduados e ingenieros técnicos industriales.

La encuesta, que evalúa el impacto de la covid-19 en las empresas españolas, revela que el 35,6% disminuirá el empleo, pero el 56% lo mantendrá e incluso el 8,4% lo aumentará.

Las empresas acogidas a un ERTE son las que señalan unas expectativas peores para el 2021, dado que el 58,5% de las empresas acogidas a un ERTE opinan que tendrán una tendencia a disminuir el empleo para el 2021. El 36,5% de las empresas de la muestra se habían acogido a un ERTE y de éstas se ha visto afectada en promedio el 72,7% de la plantilla.

Casi nueve de cada diez empresas (el 88,3%) han visto reducidas sus ventas como consecuencia de la crisis, y la reducción se sitúa, de media, en un 43,4%. No obstante, las expectativas del segundo semestre del 2020, aunque desfavorables, mejoran las del primer semestre.

El impacto mayor en la caída de las ventas se ha experimentado en las microempresas y en las empresas acogidas a un ERTE, según la encuesta, que muestra que son las microempresas las que presentan unas peores expectativas de ventas tanto en el primer como en el segundo semestre.

Las expectativas para el primer y segundo semestre resultan también muy desfavorables para las empresas acogidas a un ERTE (saldo de expectativas -78,6 en primer semestre y -44,4 en segundo semestre).

En la misma línea, el 90,7% de las empresas vieron afectada su rentabilidad, mientras que el 80,5% ha visto aumentar su nivel de deuda, con un mayor impacto en las grandes empresas. Asimismo, el 86,5% de empresas vieron afectada su liquidez.

Casi el mismo porcentaje (el 87,1%) revela que las empresas se han visto afectadas en cuanto a la realización de inversiones, especialmente entre las grandes empresas y en el sector de la construcción.

Implantar el teletrabajo

Por otro lado, la encuesta indica que el 73,5% de las empresas encuestadas llevaron a cabo prácticas de teletrabajo y que esta modalidad afectó al 34,7% de la plantilla. Además, el 41,5% de las empresas confirmaron que en el futuro seguirán utilizando el teletrabajo.

Durante la presentación del estudio, los dos máximos representantes del CGE y del COGITI, Valentín Pich y José Antonio Galdón, respectivamente, han coincidido en resaltar que las empresas, además de solicitar mayoritariamente medidas normativas del tenor de reducción de cuotas a la Seguridad Social, bajada de impuestos y flexibilidad laboral, también reclaman medidas estratégicas y de reactivación, entre ellas, ayudas o planes para inversiones productivas, de estímulo a los consumidores y para la digitalización, tanto del lado de la oferta como de la demanda.

A este respecto, Pich ha propuesto una medida concreta en relación a la declaración del Impuesto sobre Sociedades 2019: hacer una deducción por inversiones relacionadas con el teletrabajo.

Por su parte, el presidente del COGITI, José Antonio Galdón, también ha mostrado su preocupación por los datos en relación al empleo y a la "maltrecha situación económica" de las empresas, "que no cabe duda que están necesitadas de estímulos y políticas fiscales y laborales, acordes a la situación excepcional que estamos viviendo".

Según Galdón, esta circunstancia hace peligrar la competitividad e incluso la supervivencia de muchas compañías, incluso en sectores tan importantes para un país como es el de la industria, "donde la crisis también se ha dejado sentir".

Reducción de cuotas e impuestos

En cuanto a las medidas que solicitan las empresas para salir de la crisis, en una escala de 1 a 5, piden la reducción de las cuotas que abona la empresa a la Seguridad Social (4,04), la reducción de los impuestos (3,99) y la flexibilidad laboral (3,98).

En cuanto a las medidas financieras, la necesidad de estimular el crecimiento a partir de ayudas a la inversión (3,98) fue la medida más valorada, seguida de las medidas para mejorar la capacidad de los bancos para financiar a las empresas (3,80) y el apoyo a la reducción de los tipos de interés (3,78).

Las empresas acogidas a un ERTE y las empresas familiares son las que más consideran necesario medidas financieras para hacer frente a la crisis generada por la covid-19.

A continuación