La AIReF urge al Gobierno a que equilibre las cuentas: "La incertidumbre no puede ser una excusa"

España ha llegado a la crisis con "un déficit estructural persistente y un nivel de deuda muy elevado", por lo que pide "un poco de autocrítica".

LM/Agencias

La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero, ha reclamado este martes en el Congreso una "planificación coordinada con la estrategia de recuperación" de la crisis provocada por el coronavirus, con un horizonte en el reequilibrio presupuestario a medio plazo, y ha avisado de que, para hacerlo, "la incertidumbre" alrededor de la crisis "no puede ser una excusa".

"Puede ser que tenga que ser abierta o revisada, pero tenemos que tener una hoja de ruta y ya tener esa visión de medio plazo", ha reivindicado en su comparecencia ante la Comisión para la reconstrucción social y económica de la Cámara Baja, ante la cual ha asegurado que "va a haber que hacer cambios", ante el reto de atender a una recuperación económica "sin comprometer, o garantizando la sostenibilidad".

La presidenta de la AIReF ha pedido que esta estrategia de recuperación se centre en el empleo y el crecimiento, para adaptar los esquemas de protección puestos en marcha para garantizar los empleos y facilitar la viabilidad de las empresas.

Para alcanzar esa planificación, Herrero ha apuntado como "imprescindible la colaboración institucional entre adminsitraciones", también ha reivindicado "el mayor respaldo posible del arco parlamentario" y de los agentes sociales, de cara a la "credibilidad y reputación internacional" del España.

Este plan de reequilibrio, o "de modernización", ha dicho, debe "asegurar la sostenibilidad" de las finanzas públicas y "sentar las bases de un crecimiento sostenido e inclusivo", "modernizar el marco institucional" de las relaciones entre los agentes económicos, de los sectores productivos y del "capital humano".

Asimismo, ha reclamado un calendario, con hitos concretos u objetivos a alcanzar, para poder evaluarlo y, si es necesario, reorientar esfuerzos. "No podemos establecer un plan donde el grado de cumplimiento y efectividad se valore cuando acabe", ha exigido Herrero.

Las cuentas estaban descabaladas antes

Por otro lado, ha defendido que este plan tenga en cuenta los recursos necesarios para afrontar la financiación necesaria de las políticas que deban aplicarse, y también tener en cuenta los desequilibrios que ya arrastra la economía española, al llegar a esta crisis con "un déficit estructural persistente y un nivel de deuda muy elevado", ante lo cual ha pedido "también un poco de autocrítica". "Esos desequilibrios siguen existiendo y en algún momento emergerán", ha avisado.

Herrero ha incidido que la llegada de fondos europeos de reconstrucción suponen, además "un motivo adicional" para cuadrar una planificación presupuestaria, ya no sólo para devolver los créditos, sino también para aquellas transferencias que no tengan que devolverse. "Aunque no tengan cofinanciación de los Estados, no debe llevarnos a pensar que no tienen coste", ha aseverado, asegurando que estas aportaciones se devolverán a la hora de contribuir al Presupuesto de la Unión.

Durante toda su comparecencia, Herrero ha reivindicado la importancia de la evaluación de las políticas públicas y, por ejemplo, al explicar los trabajos que desarrolla la institución que preside sobre la revisión del gasto —los conocidos como spending review— ha lamentado la falta de planificación y de estrategia en las políticas públicas.

Una circunstancia que han detectado al analizar las subvenciones públicas y para la que han pedido un sistema de indicadores para evaluar y garantizar la transparencia y rendición de cuentas de la gestión. Además, Herrero ha pedido tener en cuenta las conclusiones ya presentadas por la AIReF, como en el caso de las políticas activas de empleo, donde proponen herramientas de perfilado e itinerarios, más implicación de entidades locales y más transparencia y mejoras de los sistemas informáticos.

"Deficiencias" y "poco debate técnico"

Por otro lado, la AIReF también ha lamentado en el Congreso "deficiencias de coordinación" entre los distintos niveles de la administración, recordando además Herrero cómo la Comisión Europea señaló una coordinación "poco eficaz en materia sanitaria". Unos problemas que, ha dicho, también han encontrado en su análisis sobre el gasto sanitario y hospitalario que preparan como parte de sus trabajos de spending review.

En su evaluación de los mecanismos de coordinación, Herrero ha lamentado que "el papel de la Administración General del Estado no favorecía la coordinación territorial entre comunidades autónomas", considerando que en las conferencias sectoriales "hay poco debate técnico" y "un marcado componente político".

Ante ello, ha abogado por un "modelo de gobernanza compartido", una planificación estratégica y presupuestaria, más participación de las entidades locales en políticas de las que son competentes, un secretariado técnico y establecer criterios de reparto en base a indicadores cuantificables y revisables en función de sus resultados.

A continuación