La UE condiciona el paquete de ayudas para la reconstrucción a un cambio ecológico y al desarrollo de la red 5G

Estas ayudas generarían en España unos beneficios indirectos de 14.600 millones de euros.

LD/Agencias

El plan Next Generation de la UE, dotado con 750.000 millones de euros que se pondrán a disposición de los Estados comunitarios, se ha fijado como objetivo cambiar el panorama de la economía europea para encauzarla hacia un futuro "sostenible y digital".

La intención de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, es que la inversión se centre en desarrollar el Pacto Verde Europeo, conocido como New Green Deal, e impulsar una digitalización masiva a través de las oportunidades que genera la red 5G.

Para la presidenta de la Comisión, "el plan de recuperación convierte el enorme desafío al que nos enfrentamos en una oportunidad, no sólo mediante su apoyo a la recuperación sino también invirtiendo en nuestro futuro: el Pacto Verde Europeo y la digitalización darán impulso al empleo y el crecimiento". Para percibir estos fondos, la UE exige "un compromiso claro de los Estados miembro de aplicar políticas económicas sólidas y un ambicioso programa de reformas".

En la presentación que recientemente ha hecho la Comisión de este plan ha señalado que "el futuro de Europa radica en la inversión en los sectores y las tecnologías clave, desde la 5G hasta la inteligencia artificial, pasando por el hidrógeno limpio y la energía renovable marina".

Por lo tanto, quien quiera beneficiarse del fondo tendrá que emplear sus ayudas en las políticas estratégicas comunes definidas ya por la Comisión Europea, especialmente en el desarrollo de la puerta de entrada a muchas de estas tecnologías: la extensión de la red 5G. De hecho, la vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, ha instado a los Estados miembro a "limitar todo lo posible" cualquier retraso en sus asignaciones del espectro para el desarrollo de esta red.

El estudio 'Identification and quantification of key socio‐economic data to support strategic planning for the introduction of 5G in Europe', realizado por la propia Comisión Europea, estima que en diferentes sectores afectados por el desarrollo de la red 5G se obtendrían unos beneficios superiores a los 100.000 millones de euros anuales y una importante creación de empleos.

Además, considera que en los sectores de automoción, salud, transporte y 'utilities' en España se obtendrían unos beneficios indirectos de 14.600 millones de euros y una importante creación de puestos de trabajo cualificados.

Los sectores que accederán a oportunidades de mejora inmediata con el 5G son la fabricación inteligente (gracias a la comunicación M2M), la atención e investigación médica, la gestión inteligente y sostenible de las redes energéticas, la logística, la movilidad sostenible tanto pública como privada, la divulgación y la educación, y los servicios de ocio y entretenimiento basados en la calidad de 4K y hasta 8K.

El Pacto Verde Europeo que ahora se quiere impulsar con esta ambiciosa inversión establece una hoja de ruta con acciones para impulsar un uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular para restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación. El Pacto aspira a que la UE sea climáticamente neutra en 2050. Para ello, la Comisión redactará una Ley Europea del Clima para poder obligar a los Estados miembro al cumplimiento de los retos fijados.

Para alcanzar este objetivo, la Comisión propone invertir en tecnologías respetuosas con el medio ambiente; apoyar a la industria para que innove; desplegar sistemas de transporte público y privado más limpios, baratos y sanos; descarbonizar el sector de la energía; garantizar que los edificios sean más eficientes, y colaborar con socios internacionales para mejorar las normas medioambientales mundiales.

A continuación