La OCDE advierte de que la economía española se llevará el peor golpe si hay un rebrote del coronavirus

La OCDE es significativamente más pesimista que el Gobierno español y que la Comisión Europea.

Libre Mercado

La economía española será una de las más castigadas de la OCDE por la crisis de la COVID-19, con una caída del producto interior bruto (PIB) del 11,1% este año, que será del 14,4% en caso de que hubiera un segundo rebrote de la enfermedad, la peor caída de todos los países miembros en ese escenario.

En su informe semestral de perspectivas publicado este miércoles, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es significativamente más pesimista que el Gobierno español y que la Comisión Europea, que en sus últimas proyecciones hace ya más de un mes esperaban un descenso del 9,2 y del 9,4%, respectivamente.

Sus cifras sí se asemejan a las presentadas este lunes por el Banco de España, que espera un bajón del PIB del 11,6%. Y se parecen bastante a los hundimientos económicos que la misma OCDE augura para otros tres países europeos que han pasado por una situación epidémica equivalente, con medidas de confinamiento estrictas y durante un largo periodo de tiempo: Italia (-11,3%), Francia (-11,4%) y el Reino Unido (-11,5%).

Además, el sector turístico, que acumula casi tres meses de parálisis total, tiene un peso relativo particularmente elevado tanto en España, como en Italia y Francia.

La OCDE se muestra más pesimista que el Banco de España sobre la capacidad de recuperación de la economía española en 2021, ya que frente al repunte del 9,1% que anticipa este último, avanza un incremento del 7,5% en el escenario más favorable, y del 5% si la situación epidémica degenerara de nuevo en los próximos meses.

Eso significa que a finales de 2021 el PIB español será entre 4 y 8 puntos porcentuales inferior al que había a finales de 2019, antes de que estallara la crisis.

Todo eso tendrá un reflejo directo en el mercado de trabajo, ya que la tasa de paro en el mejor de los casos subirá del 14,1% en 2019 al 19,2% en 2020 antes de iniciar un leve descenso el año próximo (al 18,7%).

Según su peor escenario, el paro se dispararía hasta el 20,1% este año, con un nuevo ascenso el siguiente (al 21,9%).

También pesará en las cuentas públicas, con un déficit que se disparará hasta el 10,3% del PIB este año en el escenario más favorable y que hará subir la deuda al 117,8% del PIB; pero que podrían escalar al 12,5% y al 129,5%, respectivamente, en el caso de un nuevo brote epidémico.

Uno de los autores del capítulo sobre España en el informe señaló a Efe que para afrontar ese volumen de deuda, además de la coordinación europea, sería importante que el Gobierno presente de forma transparente un diseño y planificación de las finanzas públicas a medio plazo.

Los autores del informe, que en noviembre —antes de que se desencadenara la crisis— todavía esperaban que la economía española pudiera progresar este año un 1,6%, constatan ahora que solo en el primer trimestre el PIB ya bajó un 5,2% y que durante el confinamiento la actividad se desplomó en torno al 30% de su evolución normal.

La recuperación tendrá que llegar por la vía del consumo y de la inversión que habían quedado aplazados, pero sobre eso planea una gran incertidumbre y las pobres perspectivas del turismo.

A continuación