El Congreso aprueba el Ingreso Mínimo Vital con el sí del PP y la abstención de Vox

Los populares justifican su apoyo asegurando que lo pusieron en marcha primero. Vox finalmente se abstiene, pese a su dura crítica

M.Muro | M. Loureiro

El Congreso ha aprobado este miércoles por mayoría absoluta, con el sí del PP y con la abstención de los diputados de Vox, el real decreto ley por el que se tramita el Ingreso Mínimo Vital.

Tras moverse entre la abstención y el voto afirmativo, el Partido Popular ha decidido finalmente dar un "sí" a la convalidación de ese decreto-ley sobre el Ingreso Mínimo Vital. Medida promocionada por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, pero cuya responsabilidad ha correspondido al ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

La voluntad del PP ha sido que la medida se trámite como proyecto de ley para intentar modificar algunos puntos y "definir nuestro modelo". Entre las reclamaciones del partido de Pablo Casado está que el IMV "se gestione por las comunidades autónomas en igualdad de condiciones, y no solo en el País Vasco y Navarra, como ha acordado el Gobierno, levantando ampollas en otras muchas"

Fuentes del partido aseguran además que abogarán porque este ingreso esté "centrado en los afectados por la crisis del coronavirus" y se cree "la tarjeta social única para garantizar la transparencia, la sostenibilidad y el rigor en el sistema de ayudas".

Una medida que ya aplicaban comunidades del PP

Además, los populares justifican este voto a la medida del Gobierno asegurando que las autonomías gobernadas por el PP, como es el caso de Galicia o Castilla y León, fueron las primeras que pusieron en marcha esta medida. "La propuesta está basada en el Ingreso Mínimo Vital que llevamos gestionando dos décadas en nuestras comunidades" y "vinculado a la búsqueda activa de empleo", añaden desde Génova.

Fuentes del partido, eso sí, critican al Gobierno porque "no se puede adoptar una decisión tan importante sin debate ni consenso". "Ni patronal, ni sindicatos, ni comunidades ni ayuntamientos han podido aportar nada en el diseño del IMV y son los que mejor conocen la situación. Hay muchos aspectos que necesitan mejoras para garantizar que es un instrumento útil para luchar contra la pobreza" y por eso lucharán los populares en su trámite tal y como ha explicado en el debate de este miércoles la diputada popular Pilar Marcos.

Vox se abstiene en medio de duras críticas

Vox finalmente se ha abstenido en la votación del Congreso, permitiendo que la medida salga adelante sin la oposición frontal de ningún grupo parlamentario, pese a las duras críticas vertidas desde la formación contra lo que califican como "cartilla de racionamiento".

De hecho, durante el debate parlamentario han alertado de que su carácter permanente pone en riesgo el sistema de la Seguridad Social pero han justificado su abstención asegurando que "los españoles necesitan ayuda" pero Vox "no va a participar" de la "locura" del Gobierno.

Los de Santiago Abascal alertaron desde el primer momento de las intenciones del Gobierno al asegurar que la aprobación de una ayuda de este tipo buscaba únicamente empobrecer a la sociedad y comprar voluntades, al estilo de lo que ocurre en regímenes como el de Cuba o Venezuela.

La primera reacción sobre esta iniciativa fue calificarlo de "broma". Posteriormente dejaron la puerta abierta a apoyarla ante la necesidad de muchas familias que habían dejado de tener ingresos por la crisis económica de la covid-19, al asegurar que "por supuesto" el Gobierno debía ayudar a esas personas en tales circunstancias. Una vez conocidos los detalles del borrador criticaron su carácter permanente y el hecho de que pueda acabar beneficiando a extranjeros que no han cotizado o se encuentran en una situación irregular.

A continuación