El Gobierno quiere regular los gastos de luz o internet de los trabajadores que teletrabajan

El texto del Ejecutivo dice que se debe regular, "en especial la retribución, incluida la compensación de gastos".

Libre Mercado

El Gobierno quiere elaborar una norma para el teletrabajo que recoja, entre otros aspectos, la retribución y compensación de gastos de los trabajadores, como la luz, el teléfono o el internet.

Según el texto de la consulta pública previa a la elaboración de un proyecto normativo publicada en la web del Ministerio de Trabajo y adelantada por algunos medios, el objetivo es atajar estas nuevas formas de prestación de trabajo, que se ha incrementado en la pandemia de la covid-19.

El texto dice que se debe regular el principio de igualdad de trato en las condiciones profesionales, "en especial la retribución, incluida la compensación de gastos", así como los tiempos máximos de trabajo y los mínimos de descanso, la distribución flexible del tiempo de trabajo o aspectos preventivos relacionados con la fatiga física y mental, el uso de pantallas de visualización de datos y los riesgos de aislamiento.

Desde los sindicatos ya están pidiendo que la empresa pague una tarifa fija mensual o prorrateada que cubra los gastos derivados del uso del espacio, conexión a internet, energía, calefacción, limpieza y mantenimiento, además de hacerse cargo del gasto en muebles, ordenadores y suministros de oficina, por lo que todo apunta a que la nueva normativa irá en esa línea.

El documento asegura que "los equipos para la actividad por lo general, el empresario deberá facilitar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo regular, salvo si el teletrabajador utiliza su propio equipo".

El objetivo de esta regulación es procurar "certezas" para trabajadores y empresas en temas de conciliación o privacidad. El impacto real del teletrabajo, recoge el texto, se ha visto incrementado de manera exponencial por la pandemia de la covid-19, lo que ha puesto de manifiesto sus ventajas y debilidades, así como la necesidad de abordar su regulación "desde un marco jurídico de seguridad, certeza y transparencia".

El texto señala que "los teletrabajadores tienen los mismos derechos que los trabajadores similares que realizan su tarea en los locales de la empresa. Esos derechos están garantizados por la legislación y los convenios colectivos aplicables. Podrían ser necesarios acuerdos específicos para tener en cuenta las peculiaridades del teletrabajo".

Regulación de los 'riders'

Junto a esta consulta, abierta hasta el próximo 22 de junio, el Ministerio de Trabajo también ha iniciado otra de cara a la elaboración de la normativa para regular y asegurar la protección laboral de las personas trabajadoras en plataformas digitales, fundamentalmente los riders, convirtiéndoles en asalariados entre otras medidas.

En este sentido, es llamativo que un colectivo de repartidores ha negado recientemente que quieran convertirse en asalariados, defendiendo que su actual estatus de autónomos les proporciona mayor "libertad y flexibilidad".

Desde la aparición de estos repartidores en el mercado laboral, la izquierda ha utilizado su figura para denunciar la supuesta precariedad en la que trabajan y su condición de falsos autónomos. Con la llegada de Yolanda Díaz al Ministerio de Trabajo, el foco sobre este colectivo se ha vuelto más intenso, y la gallega se ha propuesto convertirlos en asalariados antes del verano.

A continuación