Alemania abrirá una nueva planta de carbón y desata la ira de Greta Thunberg

La reactivación de esta planta ha generado mucha polémica entre los ecologistas.

Patricia Malagón

La última planta de carbón de toda Alemania volverá a entrar en funcionamiento en los próximos días, una medida que ha desatado una oleada de indignación en el sector ecologista. El Datteln-4 de Uniper comenzará a suministrar electricidad a la red de forma comercial el sábado 30 de mayo, según adelanta Bloomberg. La instalación de 1.500 millones de euros ya tiene un retraso de nueve años y está por encima del presupuesto debido a defectos que retrasaron su conexión a la red.

La reactivación de esta planta ha generado mucha polémica en el país germano, donde el este combustible fósil todavía proporciona la mitad de la electricidad del país. La canciller alemana Angela Merkel negoció el año pasado un acuerdo para dejar a la mayor economía de Europa del carbón antes de 2038, un acuerdo que permitió la apertura de Datteln-4.

Sin embargo, los activistas ecologistas han anunciado movilizaciones contra la planta y exigirán su cierre, subrayando el desafío que enfrentan los operadores de combustibles fósiles en la Alemania cada vez más ecologista. La empresa de servicios ha dicho que la planta proporcionará un importante flujo de ingresos una vez que esté en funcionamiento.

Por su parte, el director ejecutivo de Uniper, Andreas Schierenbeck, ha dicho que la compañía espera que Datteln-4 funcione hasta 2038, es decir 18 años más. La empresa de servicios públicos dijo previamente que cerrará sus antiguas y menos eficientes plantas de carbón en el 2025, reduciendo las emisiones de dióxido de carbono de la empresa incluso cuando Datteln-4 llegue a la fecha fijada por Merkel.

La polémica generada por la apertura de esta planta supone una amenaza para la compañía Fortum Oyj controlada por el Estado en Finlandia, accionista mayoritario de Uniper y objetivo cada vez más importante de los activistas alemanes contra el carbón. Es muy probable que la planta sea la última nueva planta de carbón de Alemania. Uniper y otras empresas de servicios públicos se están centrando en el gas natural y las tecnologías de bajas emisiones.

Tan grande es la polémica sobre esta apertura que la propia Greta Thunberg se ha manifestado en Twitter. "El sábado @uniper_energy y la empresa estatal finlandesa @Fortum abrirán una nueva planta de energía de carbón #Datteln4 en Alemania. Los que están en el poder claramente mintieron cuando dijeron que se preocupaban por el futuro de sus hijos. Si necesitabas una prueba de que sus palabras y promesas estaban vacías, es esta", comenta la activista.

A continuación