Las 3 razones clave por las que España va camino de otra larga y dolorosa crisis

La crisis se alargará debido al lento proceso de desescalada por el que apuesta el gobierno.

Diego Sánchez de la Cruz

La economía española va camino de otra crisis larga y duradera. Lejos de una recuperación "en V", las secuelas de la covid-19 tendrán una incidencia prolongada en nuestra estructura productiva.

1. España salió tocada de la Gran Recesión

Tras el estallido de la Gran Recesión, buena parte de las economías de Occidente entraron en crisis. Sin embargo, aunque la mayoría de nuestros socios europeos superaron la crisis en 1-3 años y el promedio comunitario de recuperación del PIB fue de 2 cursos, España necesitó 6 ejercicios para volver a los niveles de producción anteriores al colapso.

El hecho de que la crisis fuese más larga implica necesariamente una recuperación más tardía, lo que aumenta la brecha con nuestros socios en términos de renta y desarrollo. El crecimiento acumulado en la época post-crisis ha sido del 30% en la UE, con países como Alemania que han llegado a mejorar sus datos un 38%, mientras que España solo ha avanzado un 19% en ese mismo periodo.

En términos de paro, los niveles medios de desempleo observados en España han venido situándose muy por encima del promedio europeo. El pico alcanzado en 2013 fue del 11,4% a nivel europeo, pero llegó al 26,1% en España. A finales de 2019, antes de la crisis de la covid-19, el promedio comunitario era del 6,5%, frente al 13,9% español.

2. España tiene las peores cifras del Gran Confinamiento

La pandemia del coronavirus ha devuelto a nuestro país a un escenario de crisis. El propio gobierno reconoce que no sabe cuándo se recuperarán los niveles de crecimiento previos a la emergencia sanitaria. Además, el Panel de Análisis covid-19 de Foro Regulación Inteligente muestra que la evolución del PIB de 2020 estimada por las principales casas de análisis se ha deteriorado del 5,5% al 9,9%.

Si al menos esa caída de la economía se pudiese contraponer con un buen resultado en materia sanitaria, podría encontrarse un cierto consuelo. No obstante, los datos disponibles son demoledores y muestran que España es uno de los países con más fallecidos per cápita. Según los datos disponibles el 25 de abril, España tenía casi 575 muertos oficiales de covid-19 por millón de habitantes, solo por detrás de Bélgica, que se movía en torno a los 800.

Esto ha venido a demostrar que el estricto cerrojazo introducido por el gobierno "ni salva vidas, ni salva la economía". Tenemos peores indicadores sanitarios y proyecciones macroeconómicas más sombrías que nuestros socios y, peor aún, el gobierno apuesta por un lento proceso de "desescalada" que no mejorará los indicadores sanitarios pero sí contribuirá a alargar la crisis.

3. La estrategia de política económica prolongará la crisis.

A todo lo anterior hay que sumarle el impacto de la estrategia fiscal que perfila el gobierno de cara al resto de la legislatura. A nadie escapa que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tienen previsto abordar el enorme déficit público que presenta España por la vía de las subidas impositivas, en vez de mediante recortes de gasto.

Aunque la recaudación tributaria alcanzó máximos históricos en 2019, el déficit no solo no se redujo, sino que aumentó por primera vez desde los peores momentos de la Gran Recesión, situando a nuestro país entre los más irresponsables de Europa, desde el punto de vista de la estabilidad presupuestaria. Ahora, el despilfarro del gobierno ha dejado a España sin margen de actuación y con un cuadro de vulnerabilidad fiscal muy elevado.

En los próximos años, la estrategia de subir impuestos en vez de reducir gastos se topará con las recomendaciones de los expertos. Y es que, no lo olvidemos, los estudios del recientemente fallecido Alberto Alesina son esclarecedores y muestran que este tipo de programas de ajuste son menos efectivos y conducen a caídas más hondas y prolongadas del PIB y la inversión. En paralelo, las intenciones de derogar o retocar la reforma laboral de 2012 chocan frontalmente con las recomendaciones de todos los expertos y anticipan un deterioro significativo de la empleabilidad de los españoles.

A continuación