Los centros comerciales, al límite: alertan de que no podrán aguantar un parón de más de 2 meses

Los centros comerciales avisan de las pérdidas millonarias que supone no formar parte de la fase 1.

Cristina Vega

En esta fase 1 de la llamada desescalada no solo se han quedado fuera Comunidades Autónomas como Madrid, sino también muchos sectores económicos, como es el caso de los centros comerciales.

Desde el sector de los grandes establecimientos reclaman la apertura inmediata de sus tiendas porque avisan de que, si esperan a la fase 2 (que previsiblemente comenzará el 25 de mayo), las consecuencias podrían ser devastadoras. Advierten de que no podrán aguantar un parón superior a los 2 meses. Hay que recordar que llevan inactivos desde el 14 de marzo, día del establecimiento del estado de alarma.

Los centros comerciales están preparados para reabrir porque, como aseguran sus representantes, cuentan con un protocolo muy estricto con el que cumplirían las peticiones de las autoridades sanitarias.

El director general de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED), Javier Millán, explica que pueden "ofrecer los máximos niveles de seguridad, de protección y de higiene". Desde la Asociación Española de Parques y Centros Comerciales (AECC), su presidente, Eduardo Ceballos, cuenta a Libre Mercado que sus establecimientos son "espacios muy controlados" y que pueden garantizar el límite del 30% de aforo exigido por el Gobierno.

En la fase 1 solo pueden abrir los locales pequeños

Los empresarios consideran injusta la medida de limitar la reapertura a un tamaño máximo de 400 metros cuadrados porque, según Ceballos, "cuanto más grande sea el espacio, mejor se podrá distribuir al público" y, por lo tanto, garantizar la distancia de seguridad personal de uno a dos metros. El presidente de AECC apunta que, debido a la contracción del consumo, "en las primeras etapas de la reapertura no esperamos en absoluto grandes aglomeraciones".

Lo que más molesta a los propietarios de los centros comerciales es que sus establecimientos están abiertos, pero no sus tiendas. Únicamente han podido subir la persiana los negocios de primera necesidad como son los supermercados y las farmacias.

El cierre del más del 90% de las tiendas que forman parte de los centros comerciales mantiene bloqueada una cadena de valor que genera 30.000 millones de euros para la industria española, especialmente pymes. La espera del comienzo de la fase 2 está golpeando duramente a un sector que estima unas pérdidas mensuales superiores a los 3.000 millones de euros de ventas que no se están produciendo.

Miles de ERTE que podrían convertirse en ERE

El sector de Centros y Parques Comerciales está formado por más de 36.000 comerciantes, de los que un 85% son pequeños autónomos y pymes. En 2019 se registraron más de 740.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos

Desde ANGED, Millán señala que 100.000 empleados se encuentran en situación de ERTE y advierte que aplazar la reapertura pone en riesgo 5.000 puestos de trabajo.

Ambas organizaciones no comparten el acuerdo sobre los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo alcanzado entre la CEOE y el Gobierno. Piden la ampliación de estos expedientes más allá del 30 de junio: "en esa fecha el consumo no se habrá recuperado todavía", añade Ceballos.

Los mercadillos sí están abiertos

A pesar de que el Ejecutivo no permite todavía la reapertura de los centros comerciales por su tamaño, sí ha dado luz verde a los mercadillos y puestos callejeros. Eso sí, por el momento están funcionando con un máximo del 25% de los puestos y sin superar un aforo del 30%.

A continuación