Andorra se convertirá en el primer país del mundo que hará dos test a todos sus habitantes

El plan de desescalada andorrano no deja de ser curioso, ya que han basado las salidas en el sistema de numeración domiciliaria (pares-impares).

Patricia Malagón

Con apenas 77.747 habitantes, Andorra se va a convertir en el primer país del mundo en hacer test de detección del coronavirus a toda la población. Pero no solo eso, a falta de una prueba, harán dos a cada ciudadano sin coste alguno para estos. El Gobierno andorrano ha anunciado un plan, que arrancó el pasado 4 de mayo y que consistirá en hacer una prueba masiva a todos sus habitantes. Una vez hecha, esperarán 15 días para volverla a repetir y controlar la pandemia.

Según anunció el ministro de Salud del principado, Joan Martínez, ya se han hecho el test 13.000 personas, por lo que faltarían 64.700 que se lo harán en los próximos días. Además, para agilizar los trámites el Ejecutivo de Xavier Espot cuenta con 1.500 voluntarios que serán los encargados de hacer las pruebas al resto de andorranos. El objetivo es concluir la primera oleada de pruebas antes de la primera quincena de mayo y después, esperar 15 días para arrancar esa segunda ronda. Una vez realizada, el Gobierno comunicará los resultados obtenidos.

A pesar de que Andorra se encuentra entre España y Francia, que son dos de los países con más infectados y muertos por covid-19 de todo el mundo, solo ha diagnosticado 751 infectados y 46 fallecidos. O lo que es lo mismo, solo se ha infectado el 0,9% de la población total y el porcentaje de fallecidos es del 0,06%. En el caso de España, el número de infectados oficiales sobre la población total es del 4,6% y el número de fallecidos del 0,5%.

Curiosas medidas

El plan de desescalada andorrano no deja de ser curioso, ya que han basado las salidas en el sistema de numeración domiciliaria. Así, aquellos que vivan en números pares podrán salir los días pares y los que vivan en números impares podrán salir los días impares. Además, se ha establecido una distancia de seguridad de 4 metros, el uso obligatorio de las mascarillas y un férreo control horario por actividades. Más allá de eso, el pequeño país también ha comenzado a dar pautas para la reapertura de sus comercios y la vuelta a la normalidad.

A continuación