El Eurogrupo activa el fondo europeo de rescate

No habrá visitas de los hombres de negro y y sólo se podrán utilizar los 240.000 millones para gastos sanitarios.

LM/Agencias

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) han alcanzado este viernes un acuerdo sobre las características de los 240.000 millones en préstamos del fondo europeo de rescates (MEDE) que los gobiernos podrán utilizar con la única condición de financiar gastos sanitarios directos o indirectos.

El pacto debe superar ahora algunos trámites parlamentarios nacionales, en Países Bajos o Alemania, por ejemplo, y después ser adoptado formalmente por la junta de Gobernadores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). El Eurogrupo ha pedido en un comunicado que todo el proceso esté finalizado para el 1 de junio.

Una vez superadas estas etapas, los gobiernos de la zona euro dispondrán de hasta 240.000 millones de euros del fondo de rescates, pero cada país solo podrá solicitar hasta el 2% de su PIB. En el caso de España esto se traduce en unos 24.000 millones de euros, aunque el Gobierno ha defendido hasta ahora que no es necesario porque sigue colocando bonos en buenas condiciones en los mercados de deuda.

Los responsables económicos de la moneda común han acordado que líneas de crédito vinculadas a la pandemia tengan un vencimiento máximo de diez años y el tipo de interés aplicable rondará el 0,1%. Se calculará sobre la base de los costes de financiación del MEDE, por lo que este coste podría incrementarse.

"El Eurogrupo acuerda los términos para la puesta en marcha el 1 de junio del instrumento precautorio de pandemia. Es un paso más en la buena dirección para la zona euro", ha escrito en la red social Twitter la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, que además ha garantizado que el Eurogrupo seguirá trabajando "en las próximas semanas para reforzar la respuesta europea al Covid-19".

Los gobiernos podrán pedir el acceso a estos préstamos del fondo de rescates hasta el 31 de diciembre de 2022, aunque esta fecha podría prorrogarse en función de la situación económica de la eurozona. Una vez aprobada la solicitud, se abriría un plazo de doce meses para gastar el dinero, o de lo contrario se perderá la posibilidad. De nuevo, este periodo se podrá extender en dos ocasiones por seis meses más cada una.

Sin troika

En la rueda de prensa posterior a la reunión, tanto el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, como el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, y el director gerente del MEDE, Klaus Regling, han intentado acabar con el estigma asociado a este tipo de préstamos y que ha causado un encarecido debate en Italia.

"No hay estigma para ningún país. Está disponible para todos, tiene unas condiciones estandarizadas para acceder y no hay ninguna especie de troika. Esto es muy importante enfatizarlo", ha expresado el también ministro de Finanzas de Portugal.

En línea con lo que ya acordó el Eurogrupo a principios de mes, el acceso a estas líneas de crédito no estará condicionado a la adopción de reformas estructurales -como era el caso de los rescates de la crisis financiera-, sino que el único requisito será que los fondos se podrán utilizar únicamente para financiar gastos directos o indirectos de origen sanitario.

"No hay condiciones vinculadas a este instrumento", ha garantizado Centeno. "Sobre la condicionalidad, no podemos ser más claros en que sólo hay un requisito", ha completado el italiano.

La Comisión Europea será la institución encargada de supervisar que los gobiernos utilizan los fondos del MEDE para financiar gastos sanitarios, pero en esta labor de vigilancia no organizará misiones específicas de sus funcionarios, conocidos como los 'hombres de negro'.

"No habrá misiones de supervisión adicionales. En resumen: una sola condición y vigilancia simplificada solo relacionada con esta condición. Punto", ha enfatizado el responsable económico del Ejecutivo comunitario.

A continuación